Sons of Anarchy: que arda la carretera

Escrito por 

Me subo a la moto hasta que el motor haga que me tiemblen las piernas, sensación muy similar a la que está consiguiendo la quinta temporada de Sons of Anarchy, que ha vuelto a las tramas que se enredan, a los capítulos que te llegan, y a echarte unas risas. Todo ello, como siempre, en el encantador pueblo de Charming.

Vamos por la middle season de la quinta y los SAMCRO han subido el nivel (otra vez). Veníamos de una temporada en la que habían ocurrido muchas cosas a nivel interno: los secretos de las cartas se descubren y hay ostias para todo el mundo. Desde el intento nefasto de secuestro de Tara y su posterior operación (lo que por el momento la aleja de la medicina y la acerca más a la senda de los calmantes fumables); pasando por la paliza Gemma VS Clay; el intento de suicidio de Juice (y sus traumas personales); y muchos malos rollos más hasta llegar por fin a la muerte de Piney a manos de Clay. El presidente, que ya sabíamos cómo era, es descubierto por Jax (y desde aquí le esperamos una lenta y dolorosa venganza).  Pero deseos a parte, tuvimos un final de temporada flojo respecto a los anteriores (en los cuales todo parece que va a ser el fin del club y milagrosamente se las arreglan para que sea solo una batalla más en el día a día).

Pero Otto se ha portado (sí, el mismo, el creador de la serie, Kurt Sutter, marido en la vida real de la mami Gemma) y nos ha traído una quinta cargada de cambios, renovaciones, y al más puro estilo de los Sons. Volvemos a ver a un club unido, con un nuevo líder en el mazo, haciendo negocios legales (aunque guarros) y protegiendo a su pueblo (a base de extorsión si hace falta).

Antes de seguir, dediquemos unas palabras a una de las bajas más dolorosas que ha tenido el club. Un reajuste de cuentas al estilo “lo tuyo por lo mio” será lo que necesiten nuestros chicos para salir esta vez de la prisión. Y ni siquiera con la recién descubierta ayuda de la CIA/Cartel van a librarse de saldar esa cuenta. Pero para poder volver a su club, a sus mujeres e hijos, a sus motos, sus trapicheos con droga, su transporte de armas, y su negocio caliente, uno debe sacrificarse. Y eso hará que todo cambie. El primer cambio el mio, que se me cayo alguna lagrimilla.

Pero hay que seguir adelante, y todavía queda la guerra diaria por mantener a todos a salvo y de una pieza al final del día. Y es que parece que con cada nuevo amanecer los problemas en los que se encuentran los Sons crecen, se complican o simplemente explotan. Mujeres de policías asesinados, una redada donde las señoritas de compañía, la mami exyonki del primogénito, Gemma y sus líos de hombres, y por si fuera poco, los asaltos y palizas que empiezan a apuntar a SAMCRO. Clay ha jugado su baza, y por fuera parece arrepentido. Pero lo único que tiene en mente es que ha sido destronado y que en cuanto no valga nada para el plan de jubilación de Jax, él se cobrará su venganza. Por eso tenemos un Clay nunca antes visto alrededor de la mesa: callado, pensativo, débil físicamente (¿seguro?) y muy amigable con todos. Me da a mi que los Sons se van a llevar una desagradable sorpresa.

Aumentando los riesgos en la justa medida y haciendo las cosas bien hechas (al estilo Jax)  los Sons aun no son conscientes de que el mayor de sus problemas viene desde dentro. Una trama principal que queda casi camuflada por todos los flancos que tiene abierto el club, al igual que la venganza (extra dolorosa espero) que el nuevo presidente prepara para Pope (ya sabemos que le ocurrió al padre de Walt tras abandonar la isla de Lost).

Lo mejor de esta temporada están siendo las peleas de uñas de Tara y Gemma, ver a Jax al mando resolviendo las cosas con moralidad que le permite el momento, y el mayor protagonismo de Tig y Chibs.

Momentazo: sesión de fotos sado con bocado en el culo para Tig (estas cosas no pueden terminar de otra forma).

Pero si algo le da carácter a Sons of Anarchy, a parte del rugir de los motores, el olor a cuero y la mesa Redwood Original con su emblema, es la increíblemente buena banda sonora. Una delicia para los oídos y un gustazo verla en armonía con el momento de la serie.

Os dejo la versión de la intro con toques irlandeses de la tercera temporada.

 

Visto 6841 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Sons of Anarchy: que arda la carretera