The Walking Dead: modo supervivencia ON

Escrito por 

Acabo de ver el primer episodio de la tercera de The Walking Dead y mis recelos iniciales ante el bajón de la segunda se han disipado. Ritmo frenético, momentos de angustia, mascotas desmembradas, el embarazo y la prisión. Vuelve el nivel de la primera, y lo hace cargadito de zombies. Machete en mano empezamos.

Después de una temporada más bien flojita a la que le sobraban la mitad de capítulos claramente de relleno y en la que había episodios en los que se hacia hasta raro ver algún caminante, parece que en esta tercera se conservan los valores de la primera: tensión, sustos y muchos no-muertos. O al menos así es como ha empezado la que parece que, según los creadores, va a ser la temporada más fiel al comic. Mención especial también a la renovada intro, que simplemente con unas pocas imágenes, ese toque de destrucción y la musiquilla de fondo, ya te avisa de que vuelve la lucha por sobrevivir en un mundo en el que la muerte (y el resurgir) están asegurados.

Lo último que sabíamos del grupo de supervivientes era que todos tenían el virus, y una vez muertos (por las causas que fueran) volverían de visita algo más feos. Bueno, eso y que Rick se ha vuelto un pequeño Hitler, dejándolo claro con su “Not a democracy anymore”. Y de repente, nos encontramos a la vuelta con un grupo cansado y demacrado. Sin fuerzas para hacer frente a una pequeña horda, y sin municiones como para ir de seguros por la vida, buscando sin parar un lugar en el que Lori (ya en estado avanzado) consiga traer al mundo a la nueva criatura (dadas las circunstancias este puede ser un término muy acertado).

Y como caído del cielo y envuelto para navidad llega la prisión, un lugar pensado para que nadie entre o salga. Y como no, un lugar perfecto para una excursión familiar después de una fogata a la luz de la luna. Hay que meterse en situación primero: están desesperados, cansados, sin comida y casi sin munición, con una embarazada a cuestas que en cualquier momento puede (y lo hará) darles una sorpresa. Han cubierto tanto terreno que saben que están rodeados por grupos grandes de desechos humanos en movimiento. Y se les planta esta oportunidad, con un líder cabreado con el mundo, con su esposa, y ganas de atrincherarse en un sitio que les proporcione lo suficiente como para sobrevivir. Aunque la verdad, no me imagino a Rick de granjero ni a Daryl sin sus flechas, y su lado superviviente ha llegado al punto de no ser solo un estado de alerta que se enciende de vez en cuando, sino que ahora más que nunca ellos  SON la lucha por la supervivencia personalizada. Y todo eso se pone a prueba en una prisión en la que aparentemente todos están hambrientos de cerebros.

 

Da gusto verles organizados, comunicándose sin palabras y descargando gritos de rabia contenida cada vez que atraviesan algún ojo. Y no son solo ellos, sino que la inocente y provocadora Maggie se les ha unido al modo pro de asaltadores de prisión. Y el retoño del grupo, Carl, se ha enfundado el sombrero de papi y tras un invierno (imagino) duro, ahora es quien les cubre la retaguardia. Y no podemos dejar de lado las relaciones personales que han aflorado con el calor de la primavera: Carol y Daryl a su modo se hacen ojitos; Maggie y Glenn ya son pareja de hecho; Lori y Rick se odian y preocupan en igual medida, pero se mantienen a una prudente distancia; y los peques empiezan a desarrollar hormonas.

Pero por si abrirse paso en una prisión sin luz, llena de guardias con traje de antidisturbios y presos, no fuera bastante, tenemos a la pareja femenina con mascotas. Descubrimos que el invierno no se ha sentado tan bien a Andrea, que parece que tiene un catarro que se le ha ido de las manos. Pero la buena y salvaje Michonne cuida de ella, katana en una mano y zombies manejables en la otra.

¿Qué podemos esperar de esta tercera temporada? Bueno, lo primero y que seguro que muchos tenemos en mente es conocer a uno de los personajes que marcarán la diferencia, el Gobernador. Si además añadimos las múltiples posibilidades que ofrece el parto de Lori (bebé vivo y todos felices, bebé muerto y zombie en la tripa, bebé vivo y mami muerta en el parto), el regreso del hermano nazi y manco de Daryl, el chalet-prisión con invitados (no sabemos todavía si deseados o no), y la ninja-samurai Michonne con sus cachorros a cuestas.

Con todo esto sobre la mesa, solo espero que no empiecen a meter capítulos de relleno y que me hagan gritarle a la pantalla a lo largo de la temporada, igual que han conseguido con el primero de la tercera.

Han vuelto los zombies.

Visto 7510 veces

2 comentarios

  • Enlace al Comentario San Miércoles, 19 Diciembre 2012 10:27 publicado por San

    Yo ya he visto toda la temporada y he de decir que esta vez, si hay sustos y mucha, mucha tensión e incertidumbre como bien describes Tembleque.

  • Enlace al Comentario Jose Manuel Viernes, 19 Octubre 2012 10:12 publicado por Jose Manuel

    Y si han vuelto con ganas. Disfrute con el capitulo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series The Walking Dead: modo supervivencia ON