Arrow: Robin Hood se va de fiesta

Escrito por 

Un nuevo héroe encapuchado se entrena en las entrañas de la ciudad para salvar a los más necesitados y ajusticiar a los que ejercen el miedo y el poder sobre ellos. ¿Listos? Llega Arrow, millonario, juerguista y con una recién estrenada moralidad a base de hostias y flechas.

Como siempre ocurre con los encapuchados que velan por nuestras vidas, todo comienza con una catástrofe. En este caso un naufragio del que todos pensaban que no había habido supervivientes. Hasta que un buen día es rescatado el hijo pijo que se ha transformado en un arma humana. Consumido por la venganza y el odio, Oliver Queen se entrena entre lianas y piedras para, cuando llegue el momento de volver, hacerse cargo de limpiar la ciudad. La adaptación del personaje de DC Comics muestra en su piloto ciertos rasgos propios de comic que añaden cierto encanto a un argumento simple y manoseado.

Se agradecen los monólogos interiores con toques literarios que permiten conocer mejor a un prota parco en palabras (muy de comic, incluso me han recordado un poco a los extra-presimistas del Max Payne). El resto del elenco tampoco es que aporte mucho, tirando más bien de tópicos: una mamá buena (¿seguro?), un compi del fallecido papá que se casa con mamá, una hermana adolescente que sigue los pasos de su recién resucitado hermano mayor, una ex con lios de faldas que será la voz de su conciencia en voz alta, y un amigo superficial y camello. Hasta ahí los amiguetes. La estética aporta cierto atractivo, aunque no sobresale por ello.

Pero claro, uno no se pone manos a la obra a hacer reparto de riqueza sin un plan. Nuestro musculado y cicatrizado encapuchado se monta un cuartel general (lo típico, vuelves de estar naufragado en una isla 5 años y te pones a reformar una fabrica para darle un toque de sala de entrenamiento underground), y después saca la agenda negra. Esa que todo superhéroe debería llevar encima para no confundir malos con buenos.

En un piloto claramente de presentación, y tras conocer algún secretillo que otro, el hombrecillo verde hace gala de sus más que aptas cualidades para el combate cuerpo a cuerpo y de su destreza con el arco/cuchillo/sillas, además de sus terrores nocturnos y su habilidad para la fuga. Todo ello con un ritmo muy rápido que hace que el episodio se pase volando, dando el aspecto de una trama bien hilada que no se hará pesada. O al menos no a corto plazo. Otra cuestión es cuando al niño se le acaben las agendas negras, en cuyo momento espero que salgan al paso dando un salto hacia algo más grande que unos nombres en una lista.

Hay que mencionar también que según avance la serie, nuestro superhéroe verde tendrá amiguitos superhéroes con los que ir al parque a jugar, y siempre es de agradecer que en una serie/película intervenga más de un personaje extra-cualificado, que siempre parece que les da miedo compartir pantalla.  Además se ha confirmado la participación de John Barrowman, al que desde la última de Torchwood echo de menos, y que seguramente le de un puntazo a la serie.

Lo que nos presenta Arrow es muy simple: adaptación de comic en la que solo puede sorprenderte con la presentación porque el resto lo conoces. Si no te gustan los comics, no la veas. Si no te gustan los héroes, no la veas. Y si eres del resto de humanoides, puede ser que te guste o que no. Pero esto es como todo, siempre puede haber un inesperado flechazo.

Visto 8987 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Arrow: Robin Hood se va de fiesta