Orange is the new black: reclusas al poder

Escrito por 

La prisión está a punto de cambiarnos abriéndonos las puertas con un drama cargado de vidas y momentazos. Bajo el mono naranja se esconden las historias personales de un grupo de mujeres encerradas por sus delitos, pero que deben aprender a convivir bajo unas condiciones extremas. Sin pelos en la lengua, esta descarada serie invita a cerrar la puerta y echar la llave fuera de los muros.

Drama que arranca con el ingreso en prisión de Piper, una joven que deja atrás a su prometido y la comida naturalista, para sumergirse bajo el peso de la Ley por los crímenes cometidos en su etapa de locura, en los que sirvió de transporte para la droga de su novia, una importante narcotraficante. Inmersa en una atmosfera de monos naranjas y trajes monocolor, deberá aprender a sorbrevivir poniendo a prueba los límites del resto de compañeras, equilibrando una balanza que arranca de forma muy negativa.

Sirviéndose del ingenio y de sus habilidades, su primer desafío será restaurar su penoso inicio con la jefa de cocina, una rusa con muy mala leche (antigua almirante de Star Trek) que defiende con uñas y dientes su territorio y a sus chicas.

La historia irá abriéndose paso entre las internas, indagando entre sus orígenes y desarrollando sus historias, al mismo tiempo que la propia Piper se encuentra frente a frente con su pasado, Alex, el motivo de su condena. Esta morenaza con gafapastas y un estilazo para el negocio de las drogas podría ser su perdición o su salvación.

La delicadeza entrañable de la protagonista se va diluyendo conforme pasa el tiempo y las experiencias en la trena la crean un escudo. Siendo la obsesión de Ojos locos, para más tarde encender la sed de venganza de la Elegida de Dios, su contacto con el resto de reclusas será la mecha que encienda un carrete entero de historias por conocer.

Una mezcla de duras experiencias con el existencialismo en busca del verdadero yo, todo ello puesto en escena con una mezcla de situaciones frías y de impotencia, con un toque sarcástico y humorístico necesario para no perder la cabeza allí dentro. Todo ello bajo el duro escrutinio de los guardias, quienes a parte de mantener a las reclusas a raya velan por sus propios intereses, mezclando sus vidas privadas con el mundo de la prisión.

El gran atractivo de esta serie es sin duda el amplio abanico de personajes, tan diferentes entre sí, y que se compensan de forma magistral en pantalla. Desde los grupos de latinas, de color, religiosasfanáticas, locas de remate, y demás mujeres, encontramos todo tipo de estereotipos mezclados. Chocando entre sí o combinando para la supervivencia común, cada una aporta un toque de color con sus propios argumentos. Sin tapujos ni censura aborda los temas más controvertidos, desde transexuales, drogas, religión, hasta el  abuso de poder, todos ellos con rostro y una historia bajo el brazo.

El drama lésbico será coprotagonista del encarcelamiento. En un espacio tan pequeño, donde el roce y la desesperación pueden llevar a la necesidad de contacto, las chispas saltarán abriendo viejas heridas. Además, las disputas por la propiedad de la mejor novia aportarán las llamas extras.

 

La evolución, tanto en trama como psicológica, de los personajes de este hilirante drama, aportan el toque de color necesario. Sin caer en convencionalismos ni el estancamiento, la creatividad derrocha un sinfín de momentos ingeniosos a la par que desesperanzados.

Basada en una historia real, recogida en la novela homónima de su protagonista, la serie te introduce en un mundo donde cualquier acción puede tener una consecuencia no deseada, y hay que medir tanto las palabras como las personas con las que te relacionas. Poniendo a prueba los pilares de sus relaciones, fuera y dentro de la prisión, Piper dudará de todo, hasta de sí misma, en su nuevo proceso para encontrarse de nuevo.

Sin duda una de las apuestas más refrescantes que han visto la luz, además de por su fluidez a la hora de enlazar los hilos argumentales (sin perder de fondo la historia de los prometidos a distancia, y el aflorar de sus rencores), sino por el estilo realista que mezcla las cantidades justas de luchas personales, problemas y diversión.

Yo me apunto a la moda naranja.

Visto 4198 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Orange is the new black: reclusas al poder