Last Resort: submarinos al poder

Escrito por 

Se ha estrenado Last Resort al más puro estilo americano, ideal para conspiranoícos y amantes de las tramas político-militares. Lo que comienza con un capitán de submarino cuestionándose las órdenes recibidas....

pronto evolucionará a una guerra por la supervivencia entre un grupo de personas con honor y un gobierno que es capaz de cualquier cosa. Una serie que sorprendentemente ha pasado desapercibida, o eso quieren que pensemos.

 Un día cualquiera en el submarino más potente en armamento de la marina americana. Un rescate por aquí, unos bailoteos por allá. Todo parece ir bien hasta que por el canal de emergencia (ese que solo debe usarse en caso de que las cosas por Washington estén descontroladas) se comunica la orden que lo cambiará todo: el submarino debe lanzar 4 misiles nucleares contra Pakistán. Se preparan los altos mandos para introducir sus llaves, el Capitán Marcus Chaplin (Andre Braugher) y su segundo al mando Dam Kendal (Andre Braugher, el hibrido azul de la saga Underwold). Todos están en posición. Pero, ¿y si no pasará nada en la cúpula central del mando? ¿Y si solo por no pensarlo durante 2 segundos matas a millones de personas? Eso es lo que recapacitan bajo el agua, y eso es lo que les lleva a confirmar las órdenes. Llegado este momento la serie cambia de luces y deja las golosinas y la diversión, la atmosfera se vuelve tensa y se te pega la angustia que deben estar sufriendo ahí abajo por la falta de espacio.

Lo que parecía que iba a ser un día tranquilo se ha convertido en un acto de desobediencia hacia el gobierno de los Estados Unidos, y eso debe ser castigado. Como los americanos lo arreglan todo dentro de su estilo (normalmente esto incluye bombas), hay que contener la amenaza destruyendo el submarino nuclear más potente. Y aquí es donde comienza la guerra. No una guerra entre naciones ni entre personas, sino una guerra entre lo que es correcto y lo que te dictan hacer. Un ejemplo de moral (buena y mala) dentro de la nación con más poder del mundo. En un piloto cargado de acción, de cambios bruscos, de decisiones y consecuencias, esta serie te ofrece una trama compleja y contundente. Añadámosle drama, relaciones humanas, luchas de género, algún problema de traficantes, disparidad de opiniones y muchos huevos.

¿Sabemos realmente quién mueve los hilos? ¿Saben ellos mismos quién está detrás de todo esto? ¿Dónde termina la cadena de mando? Pero la pregunta más importante que muchos escépticos se preguntan después de ver el piloto (y que muchos no lo ven por preguntárselo antes): ¿hasta dónde esta dispuesto a llegar el Gobierno por alcanzar sus objetivos? Dentro de la tripulación tampoco son todo tangos y margaritas, pues nos encontraremos con el militar Joseph Prosser (Robert Patrick, el padre de Alcide Herveaux en True Blood), quien no te rmina de entender eso de “no obedecer a la primera”.

Ya es conocido que cuando los americanos ponen el ojo (y los millones) en un proyecto, éste se nos aparecerá hasta en los cereales del desayuno. De ahí la sorpresa que me he llevado cuando esta serie ha visto la luz y no se ha dado mayor bombo al piloto, sobretodo teniendo en cuenta el posible tirón que éste puede tener. Aunque no sobresalen especialmente las actuaciones individuales, y está cargada de tópicos americanos (y muchas banderas), me ha sorprendido (para bien) descubrir una serie americana que trata sobre problemas internos americanos. Y no solo eso, sino que muy pocas veces vas a tener la oportunidad de ver un guión tan patriótico como antiamericano.

Con una estética que más bien parece de película, otro de los puntos fuertes son los recursos sonoros, dejando que la música te lleve al éxtasis de la escena o te bajen de golpe a la realidad del momento. El ritmo que mantiene el episodio no te deja respirar, y no me refiero a la sensación claustrofóbica.

Visto 4017 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Last Resort: submarinos al poder