Orphan Black, ciencia ficción con multipersonalidad

Escrito por 

Acción y suspense con toques punk en una historia de ciencia ficción con gemelas malignas, asesinatos y organizaciones religiosas. Si eso no fuera suficiente encima metemos varias tramas paralelas con la misma foto del carnet de identidad en una serie diferente y adictiva. ¿Qué más puedo pedir?

Siempre he tenido debilidad por las miniseries. Esas pequeñas dosis que condensan una trama potente y que se presenta de una forma contundente que no deja títere con cabeza. Si a eso le añadimos la dualidad adictiva entre el ritmo que pillan por el escueto número de capítulos y el carisma que aportan los personajes, sin duda son una apuesta segura. Como ya había quedado claro con Black Mirror y Utopía (ambas con encanto propio), nuestro corazoncito seriéfilo también les guarda un trocito a estos diamantes en bruto. Le toca el turno a Orphan Black, una exquisita mezcla entre los experimentos de Fringe, la persecución caótica y estimulante de Utopía y una Nikita multifacética de estar por casa, todo ello con firma canadiense.

La historia parte de Sarah, una madre intentando recuperar a su niña. Vemos a una especie de Olivia Dunham con un toque cañero y tachuelas, que está a punto de ver como su mundo entero cambia al ser testigo de un suicidio. Si el trauma no fuera suficiente, añadámosle que la persona que se arroja al tren es físicamente idéntica a ella. Dejando la sorpresa a un lado, la mente racional se impone y ve una salida para obtener una nueva vida que las saque a su pequeña y a ella de aquel torbellino en el que andan metidas.

Lejos de ser tan fácil, su nueva y cómoda vida lleva bajo el brazo una placa y una pistola. Todavía sin creérselo y con el plan de fuga encima de la mesa, comienza la locura. Está siendo perseguida, y a la vez salvada, por mujeres perfectamente iguales a ella. Todas con su toque personal y su propia vida, han conseguido averiguar una misteriosa y compleja red de conexiones que las unen en lo que parece ser un experimento a nivel mundial.

Enfrentándose a miles de preguntas, su vida será una carrera entre una identidad falsa que mantener a toda costa, una persona que quiere verla muerta a cualquier precio y un nuevo club de gemelas en busca de la verdad, todo ello sin olvidar el toque sentimental que aporta demostrar ser la mejor madre para su pequeña. Desde un ama de casa a una científica pedante pero muy cool, las versiones que vemos de una misma persona atribuyen un abanico de personajes de lo más variopinto. Sin olvidar a su fiel escudero, un artista homosexual que pondrá el toque de humor retorcido y desnudos gratuitos.

Ciencia, moralidad y religión serán los ingredientes de la trama principal de una apuesta diferente con un toque independiente que engancha desde el primer momento. Con la policía por medio se consigue una investigación paralela a la amateur que nuestras chicas realizaran, sin escatimar en imaginación y con recursos escasos trataran de sobrevivir en un mundo donde no deberían existir.

Lo que parecía un juego del destino y una broma de mal gusto se va desvelando como un escenario mucho más complejo: una organización con contactos por todas partes que ha creado un juego artificial que se les ha ido de las manos. Cuando llega el momento de atar en corto a sus conejillas de indias, la rebelión en la granja evoluciona a una lucha de supervivencia donde todas unidas pelearán por saber su historia.

En un panorama televisivo donde las nuevas apuestas de ciencia ficción se quedan a medio camino entre lo normal y lo aceptable, se agradecen apuestas que sobresalgan por originalidad y puesta en escena. Tanto ha gustado que ha renovado por una segunda temporada que espero siga la estela de la primera.

Dicen que todos tenemos un doble por el mundo, si yo encuentro el mío sabré que ha sido cosa del gobierno.

Visto 9113 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Orphan Black, ciencia ficción con multipersonalidad