The Bridge: dos culturas y muchas muertes

Escrito por 

En plena frontera estadounidense comienzan a aparecer cadáveres que despertarán la conciencia dormida de las fuerzas de seguridad. Con The Bridge se abre el camino entre la serie policial y el serial killer con sombreros tejanos y un par de burritos.

 Siguiendo la moda de ponerle seño americano a todo, la última ha sido la adaptación libre del thriller negro policíaco Bron Broen, una coproducción escandinava sobre la frontera física y cultural. Pero en esta ocasión al equipo yankie no le ha salido nada mal, y en The Bridge nos traslada al calor asfixiante de El Paso y su pared vecina, el lugar sin Ley de la Ciudad de Juárez. De los creadores de Homeland llega fuerte esta apuesta que mezcla asuntos de frontera con puzles y asesinatos. Ambas historias comienzan igual: en mitad del único puente que une sus territorios aparece un cadáver. Tras las disputas pertinentes por saber a quién pertenece la investigación, no tardarán en darse cuenta que no es tan sencillo adjudicárselo, puesto que el cadáver está compuesto por dos mitades, una de cada lado de la frontera. Será el comienzo de una investigación conjunta para llegar al fondo de este asunto.

¿Hasta qué punto el valor de una vida puede medirse por la tierra a la que pertenece? El eterno dilema sobre el gasto de los recursos policiales en un lugar donde se cometen miles de asesinatos al día (y uno más solo añade una muesca a la pared), versus la elegancia diplomática de limpiar el buen nombre de un país importante con una implicación total para proteger a los ciudadanos/votantes con una calidad de vida superior.

Y el encargado de demostrar esto, y construir el hilo argumental de la serie, será un asesino que quiere dar un mensaje. Hacer elegir a los cuerpos de seguridad para que ellos mismos se den cuenta de que la muerte es una responsabilidad que les mancha las manos desde el momento en el que eligen el nivel de prioridad que tiene. Una lección muy dura y realista elaborada con puzles macabros que recuerdan a las reminiscencias de Seven pero con una moral fuerte que inclina la balanza de la justicia.

Por si fuera poco, la serie cuenta con varios añadidos que le otorgan el carácter necesario para acompañar una trama de por sí buena y adictiva. El primero de ellos es sin duda los personajes. Marco, un policía mexicano (el único no corrupto del lugar), aparentemente feliz casado, que aporta la emotividad y el sentimiento a la investigación. Y luego está Sonya, fría y objetiva en todo momento, el Síndrome de Asperger la impide entender las relaciones sociales y expresarlas de forma natural (el mismo que sufre Sheldon o Spencer), lo que le dará un toque raro a la convivencia en grupo y los rompecabezas que tienen entre manos. El dúo tiene un equilibrio exquisito que te permite indagar en las relaciones sin dejar de lado los asesinatos.

Otro de los ingredientes extra de los que hablaba antes es la multitud de tramas que se presentan independientes y sin relación. Poco a poco, esas historias aisladas van cogiendo fuerza para ir uniéndose al centro de todo y volverse cruciales para entender el panorama completo.

No podemos dejar de lado el carácter esencial de la serie: mostrar dos culturas y dos formas completamente distintas de pensar y hacer las cosas. Un país sumido en la violencia, donde se mira hacia otro lado cuando alguien muere, la policía está comprada y la emigración es el último grito de libertad donde se juegan la vida. Al lado de su vecino, la potencia más poderosa del mundo, con una ligera obsesión por el control y la seguridad, mantiene una supuesta moral alta que solo refleja su fuerte orgullo y su avaricia, nadie es más que ella.

Nos encontramos ante una trama que no tiene pelos en la lengua para hablar de la prostitución, el Cártel de México y todos sus negocios, además de ofrecer las distintas opiniones sobre la inmigración, y el papel polifacético de la prensa como apoyo en la investigación, la voz de la justicia y personaje morboso. Todo ello obligando a dos policías a introducirse en otro mundo que no es el suyo, para ir descubriendo la igualdad sangrienta de un asesino en serie que justifican su moral poética.

 

Y tú, ¿cruzarás el puente?

Visto 4519 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series The Bridge: dos culturas y muchas muertes