Hannibal te invita a cenar

Escrito por 

Adaptaciones y remakes por todas partes han conseguido que el Doctor Lecter llegue a la pequeña pantalla más fresco que nunca. Traje puesto y pulmones en el plato, mezclamos traumas, alucinaciones y forenses en esta nueva versión donde matar son solo los aperitivos de la cena.

 Cuando me entere de esta adaptación pegue un par de gritos (y algún que otro insulto). ¿Cómo osaban pensar que algo podría estar a la altura del maestro Hopkins y su inconfundible gusto culinario? Era una ofensa en toda regla para los amantes de sus películas (hasta incluso la precuela del origen si nos ponemos). No obstante, mi alma seriéfila me pudo y decidí echarle un ojo a esta profanación. No hay que engañarse, el filón de los serial killers siempre ha estado ahí, el matar por matar nos parece pobre, pero si haces de ello un juego mental o una forma de expresión más allá del significado superficial, nos encanta. Para mi sorpresa (y no sin pasarme los primeros 20 minutos completamente desconcertada) me ha gustado.

Entre una mezcla de Mentes Criminales, Sherlock y C.S.I conocemos a Graham, un guapete profesor especialista en trastornos sociológicos pero no por haberlos estudiados, sino por su enorme y enfermiza capacidad empática. Con la imaginación dominando su vida, para él resulta fácil meterse en la mente de los asesinos y revivir sus emociones, e incluso sus actos. Eso sí, la resaca es de órdago después. Con un FBI muy incompetente, el agente especial se une a su equipo para tratar de ofrecer algo de luz sobre la investigación. La mitad de un episodio para presentarnos al real protagonista de la serie, quien lleva todo el peso de la trama y las emociones. Una lucha de poder entre dos mentes poderosas que entienden su entorno y las relaciones de forma muy distinta: uno, es un maestro del crimen, un despiadado pero encantador psicoanalista que pone tanta dedicación a la hora de matar, como imaginación en sus menus. El otro, un superdotado psicólogo que vive a merced de su mente y apenas puede controlar su capacidad de empatizar, mientras se encuentra atormentado por mantener firme el muro de su mente.

Sin embargo (no se lo iba a poner tan fácil) la serie empieza a parecerse a la versión traumatizada de El Mentalista cuando por fin, entre bocado y bocado, conocemos a la versión moderna del Doctor Hannibal Lecter. A algunos ya os sonará la cara de Mads Mikkelsen, y es que este modelo no se estrena haciendo de malo, sino que se enfrentó al mismísimo Bond en Casino Royale. Espías aparte, ahora no lo tendrá tan fácil. Cuidadoso, carismático y siempre metódico, el chef carnívoro se propone analizar su propia persecución para desatar el don del joven Graham (pobre de él, se ha transformado en la nueva Clarice). Con sus herramientas para el psicoanálisis y su comportamiento correcto en todo momento, nos dejará ver su lado frio y calculador (ese que a los fans nos encanta) mientras juega a dos bandas manipulando y divirtiéndose.

Una historia con una joya entre las manos, uno de los asesinos en serie más conocidos, respetados y admirados del mundo del celuloide en su etapa de pleno apogeo, sin grilletes y con libertad de actuación plena. Mucho potencial para una serie que se vuelve la principal rival de The Following, otra de las apuestas de este año por las muertes con personalidad.

Sin embargo aún le queda un largo camino por recorrer si pretende aproximarse un poco a la estela que ha dejado El silencio de los corderos. La estética parece acercarse, y los protagonistas están muy bien caracterizados, traumas y trastornos incluidos. No obstante sigue sobrándome un poco la exageración onírica y el elemento locura irracional. La idea es buena pero creo que abusa un poco de los efectos para contarla.

 Pero aquí, más que nunca, para gustos los órganos del cuerpo.  

Visto 4511 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Hannibal te invita a cenar