Ripper Street, tras el rastro de sangre

Escrito por 

Como serieadicta me encanta viajar, y si es en el tiempo mejor. Próximo destino: el Londres de 1889 aterrorizado por la estela de asesinatos que dejó tras de sí el destripador más famoso. Bueno, quizás no es un buen destino, pero Ripper Street toca mi debilidad por las investigaciones policiales de época.

La televisión, al igual que la ropa, es víctima de la moda. Este año parecen llevarse las series históricas, verídicas o no, con complementos de hechos transcendentales. Y como a la BBC esto se le da de maravilla ha aprovechado para darle un hermanito a Cooper. Si ya nos llevó a las calles de Nueva York en los albores de la Guerra Civil, ahora adelanta un poco el reloj y aparecemos en las calles londinenses de 1889. Una ciudad aterrada por los salvajes asesinatos de Jack el Destripador, que ahora parece poder respirar tranquila. Sin embargo el fantasma sigue de lo que ocurrió sigue allí, y la división especial  de la policía deberá luchar por mantener la paz entre los ciudadanos.

Un Capitán empeñado en la verdad y la justicia por encima de todas las cosas, un sargento exmilitar que no tiene reparos en mostrar violencia para conseguir lo que quiere, y un doctor irlandés forense con un pasado sucio (y no me refiero a que viva en un burdel). Si el sargento os intimida no es que seáis unos blandos, sino que os suena su cara por haber sido el guardaespaldas de Tyrion en Juego de Tronos. Este es el peculiar trío que patrulla las calles en busca de respuestas. Y lo harán con un periodista sin moral y un grupo de seguridad de la calle, metiéndoles el dedo en el ojo e incordiando todo lo posible y algo más por sus propios intereses.

Con el nombre de la serie me esperaba ir tras la pista del original Ripper de Londres, pero para mi sorpresa la historia comienza justo tras recibir en la comisaria la nota de despido del educado asesino. No nos preocupemos que su vacío lo cubren perfectamente los  imitadores, prostitución, niños con potencial de asesinos, mafias y otras sorpresas. Aun así me da a mí en la nariz que van a dar un giro de trama (aún es pronto para ver el hilo principal de la serie) y en algún momento el destripador se dejará ver, o al menos dejará pistas. Reconozcamos que si se saltan ese rigor histórico (nunca se descubrió la identidad ni se volvió a saber de él después de enviar la nota a los cuerpos de la ley), aparte de subir el listón de una simple serie de asesinatos, nos ofrecerían una muy demandada versión del “y sí...”.

En cuanto a estética y ambientación, sobresaliente, como siempre. La cadena se está convirtiendo en una de mis favoritas gracias a sus detalles, sus tramas bien elaboradas y al carisma de sus personajes. Recorreremos las calles de Whitechapel, conoceremos los ambientes políticos y los hechos que cambiaron la historia. La música acompañará la serie ofreciendo toques irlandeses (esto también es un común denominador para las series de época).

Sus aires me recuerdan a una mezcla de Sherlock Holmes (la versión de Guy Ritchie) con Cooper (aunque esta se centra más en los sucesos históricos), por supuesto todo ello bien mezclado un buen toque inglés (como no podía ser de otra forma). Los capítulos son algo más largos de lo que me tienen acostumbrada (de los 40 minutos pasa a rozar casi los 60) pero consiguen mantener un buen ritmo, no se hacen largos ni pesados. Puntazo también la participación de actores británicos invitados: la primera cara conocida que he visto ha sido Joseph Gilgun (Rudy en Misfits), y no dejo de sorprenderme de la versatilidad de este hombre (mejor si el papel tiene desequilibrios mentales).

A las puertas del nuevo siglo, con una sala de autopsias llena y el asesino más famoso de la historia suelto, Ripper Street nos dará una lección sobre investigaciones, miedos y bombines.

Visto 5581 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Ripper Street, tras el rastro de sangre