Dexter: I’m a serial killer

Escrito por 

Después de una quinta temporada de relleno y una sexta que no termina de convencer, vuelve nuestro asesino en serie favorito, y esta vez no lo hace solo. Con él vienen su pasajero oscuro y su hermana. Los tres intentarán una terapia de choque para dejar el mono, ¿lo conseguirán?

Nuestra primera preocupación al iniciar la séptima temporada de Dexter era cómo se las iba a apañar el polifacético analista de salpicaduras para librarse de la Teniente Morgan, y parecía que todo iba según su plan: un par de mentirijillas, una improvisación... Pero no coló. Eso de “siempre llevo un delantal de carnicero en el maletero” no ha convencido a una (recién) perspicaz hermana.  Y por si eso no fuera poco, ella decide meter el dedo en la yaga, y ¡bingo! Empiezan a aparecer pruebas incriminatorias por todos lados. Para ser un asesino tan meticuloso me parece que no ha costado mucho destaparle si sabes donde buscar. El primer paso para arreglar un problema, es admitirlo. ¿Tiene Dexter alguna oportunidad de ser normal y volver a una vida dedicada a su hijo y no a quitar la vida a los cuerpos sobre su mesa? ¿Será su hermana el camino a su salvación, o se convertirá en una complicación?

Y de esta forma, en pleno enamoramiento y pesando las palabrotas a kilos, Debra se introduce sin quererlo en el universo de maldad y sangre de su querido hermanito. Todo ello nos sirve para recordarnos que aunque “mola” la justicia que aplica Dexter (y la forma en que lo hace), no debemos pasar por alto el hecho de que matar está mal, o como dirían en la sexta temporada, es un pecado capital. Tras unos 156 episodios acompañándole en sus escapadas de una noche, por fin vemos la situación desde un punto de vista “sano” y moralmente crítico (aunque reconozco que me encantó ese pequeño viaje con su hermano Brian dejándose llevar al lado oscuro).

La Teniente no será la única que nos ayude a ponernos en situación y alarmarnos, ya que Laguerta también se ha vuelto una listilla (les han dado a todos dosis de inteligencia en esta temporada... excepto a Quinn) y como quien no quiere la cosa está encajando todas las piezas: una gota de sangre como trofeo,  asesinos en libertad que desaparecen misteriosamente y una teoría “loca y sin sentido” que hace un resumen estupendo del argumento principal de la serie. Me parece a mí que la sorpresa de la temporada va a ir por ahí, mucho cuidado con la Capitán y sus faldas.

Pero si el mono de intentar portarse bien y no asesinar, la hermana en eterna lucha entre lo que está bien y lo que es justo, y las nuevas teorías conspiratorias contra Dexter, no son suficientes, todavía hay más. Nos quieren compensar el bajón de las temporadas anteriores con un malo con carácter a la altura de nuestro sanguinario justiciero. Y es que, ¿qué da más miedo que un exromano (el bestia Tito Pullo en Roma) convertido en jefe de la mafia rusa con mucha sangre fría y una vendetta personal? Añadámosle una distracción rubia muy naturalista y con algún asesinato sobre su conciencia, y tenemos a Dexter más nervioso que una adolescente en el estreno de Crepúsculo.  Ya sabemos lo que dicen, lo mejor contra las tentaciones es caer en ellas, aunque eso suponga complicarte la vida con dos posibles investigaciones del FBI persiguiéndote, una por la hippie y otra por ti.

Sin ánimo de ser muy dura, creo que esto solo puede terminar de una forma, y no es una que incluya la supervivencia de todos y una familia unida y reformada. Las cosas se están complicando por todos los frentes, y en cuanto se soluciona un asunto resulta que otro se enreda, o empiezan a salir a la luz los fallos de nuestro no-tan-perfecto especialista. Tengamos siempre presente que con la octava temporada diremos el adiós definitivo a Dexter, y eso ha de suponer que todo lo que ahora vemos como una maraña de pruebas, venganzas, desintoxicación y asesinatos en potencia, debe quedar zanjado.

No obstante, aun tengo la esperanza de que con el ritmo y todas las tramas abiertas (y sujetas a múltiples complicaciones), esta temporada nos depare muchos giros, momentos de persecución, angustia, y por supuesto, mucha sangre.

Visto 4021 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Series Dexter: I’m a serial killer