Cassettes de gasolinera: El reverso tenebroso de las BSO

Escrito por 

Hoy en día, ser coleccionista y/o fanático de las BSO es algo relativamente fácil. No hay que complicarse mucho la vida para que la colección personal de cada uno aumente, ya sea visitando grandes almacenes o comprando a través de internet, eso sí, teniéndose que rascar en algunos casos el bolsillo (bendito internet, maldito internet).

Pero hubo una vez, en que nada de esto era posible… 

Eso de editar un cassette o un vinilo (el CD ni existía) con una BSO de una película era poco más que una marcianada. Fue entonces cuando, como caídos del cielo, empezaron a aflorar en las gasolineras algunos ejemplares de cassettes que pretendían hacernos creer que contenían las versiones de las BSO de más éxito del momento y que básicamente se pasaban los consabidos derechos de autor por el forro.

El reclamo eran sus portadas, sospechosamente falsas, donde siempre encontrábamos un dibujo de la serie de moda o de la película que triunfaba en taquilla en ese momento. Pero lo bueno estaba por venir.

Cuando uno ponía en el radiocassette de turno la cinta y le daba al play lo que empezaba a sonar era algo complicado de describir. Sí, era esa sintonía que cada semana tarareábamos mientras empezaba el capítulo de nuestra serie favorita o el tema principal de aquella película que tanto nos había gustado en el cine, pero sonaba raro, algo inevitable si sustituías la fantástica orquesta con la que estaban interpretadas las versiones originales por un organillo de feria.

Entremos en materia.

Año 1978. “Star Wars” triunfa en los cines de todo el mundo y la Universal decide que también quiere parte del pastel espacial por lo que decide producir “Galáctica, Estrella de Combate”, cuyo tema principal compone Stu Phillips.

 

Viendo el éxito que tiene la serie, algún avispado productor musical decide coger su Casiotone e intentar reproducir la misma sintonía. Y lo que sale es ESTO

 

Dentro del cutrerío que ofrecían esos cassettes también había categorías. Los había que eran mierder y luego estaban los mierder total, donde podemos incluir la versión de “Galáctica”. Quiero imaginar que algunos de los encargados de las grabaciones intentaban hacer un producto más digno, con algo más de medios y al menos así conseguían que sus versiones fuesen sólo mierder. 

¿Pero qué entendemos con hacer una grabación con más medios? ¿Tener un sintetizador de más calidad? ¿Un cantante? ¿Añadir efectos de sonido? Algo de eso debieron pensar los autores de ésta versión de “Mazinger Z”. Por cierto, a día de hoy sigo pensando que el cantante se inventó la mitad de la letra.

(AUDIO)

 

Como curiosidad, y si tenéis buena memoria auditiva, tal vez os haya sonado la voz del intérprete de Mazinger. No es un actor ni un cantante famoso pero seguro que habéis escuchado su voz en multitud de series de dibujos y películas. Se trata de Jordi Vila, actor de doblaje y cantante al que, por ejemplo, podéis encontrar en el “Hércules” de Disney, donde ponía voz a Filoctetes. 

Hasta el momento, sólo hemos visto ejemplos de copias de series de tv pero el mundo del cine no se escapó de las versiones made in gasolinera. Ni tan solo un maestro como John Williams pudo evitar que sus BSO más conocidas fueran fagocitadas.

De buen seguro que si los bondadosos aliens que aparecen al final de “Encuentros en la Tercera Fase” escuchasen la versión discotequera de su tema principal dejarían de lado toda su bondad y se largarían con su nave a toda prisa, no sin antes dedicarnos un corte de mangas.

(AUDIO)

 

Aunque con los aliens nunca se sabe. Tal vez al escuchar esos ritmos setenteros tan penetrantes igual les daba por montarse una rave en pleno Monumento Nacional de la Torre del Diablo.

Pasan los años y por más que escuche estos cassettes una y otra vez (si amigos, ocasionalmente me da por estos pequeños ataques de sadismo musical) nunca comprenderé por qué la reinterpretación de “La Guerra de las Galaxias” empezaba como si una bomba estuviese a punto de estallar, aunque ciertamente parece que los intérpretes del tema sean los músicos de la cantina de Mos Eisley. Una vez más volvemos a encontrar con unos ritmos más propios de “Fiebre del Sábado Noche” que no de “Star Wars”.

(AUDIO)

Seguimos en la discoteca, acompañados esta vez por El Hombre de Acero, que ha dejado la capa a un lado para marcarse unos pasos de baile. Esta vez nadie quiere engañarnos. El título que lleva el cassette es “Superman Disco” o sea que no esperéis encontrar una versión muy fiel al original, aunque todo hay que decirlo, esta es con diferencia la más similar de todas. 

(AUDIO)

 

Y he dejado lo mejor para el final.

Puedo imaginar la escena:

-Oye, ¿a que no hay huevos de versionar una canción de una película Disney?

-¿Que no? Vas a ver tú…

-¿Pero podemos hacerlo? ¿No nos dirán nada?

-¡Qué va! Tú cambia la letra por si acaso y listos.

Y así es como “Busca lo más vital”, el tema emblemático de “El Libro de la Selva” se convirtió en “Busca lo más vital, el plátano”, una oda al miembro viril (si, habéis leído bien) que interpretaba una especie de Baloo con un timbre de voz más cercano a haberse tomado un par de carajillos de whisky que no unos plátanos. Digo lo de oda al miembro viril sobretodo por un fragmento del tema en el que éste Baloo alcoholizado y el niño que se encarga de poner voz a Mowgli realizan un teatrillo en el que reproducen la escena de la película en la que el niño le rasca la espalda a Baloo. Juzgad vosotros mismos AQUÍ

 

Ah, por cierto: escuchar todos estos temas puede provocar que se os queden grabados en la memoria y no podáis dejar de tararearlos durante días.

Se me había olvidado comentároslo… 

Visto 5167 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Música Cassettes de gasolinera: El reverso tenebroso de las BSO