Los Oscars cantarines del 2013

Escrito por 

Cafeína, música y sorpresas, esos han sido los ingredientes de la gala número 85 de los Óscars. Tras la resaca de premios y el sabor de boca de haber sido muy repartidos este año, me quedo satisfecha tras una noche sin grandes momentos.

La noche comenzaba bien: nadie llevaba un pavo en la cabeza ni un vestido que pareciera una boya de mar.  Bueno, quizás la nota llamativa la dio Anne Hathaway que acaparó miradas con un vestido que daba a entender que estaba muerta de frío y que podría sorprender en cualquier momento sacándole un ojo a la entrevistadora. Pero no nos vayamos por las ramas. Una alfombra roja modosita que dio pie a una gala que empezó con chistes fáciles y la aparición estelar del Capitán del Enterprise con previsiones de futuro.

El creador de Padre de Familia, Seth MacFralene, y presentador de la ceremonia, parece que no estuvo muy atinado en algunos de sus chistes que provocaron un rotundo silencio (uno de esos donde al fondo suena un grillo). Bromas fáciles que consiguieron la tímida sonrisa de Tommy Lee Jones, que compaginó con unos números musicales breves y sin llamar demasiado la atención: Joseph Gordon-Levitt, acompañado de Harry Potter, estaba en su salsa. El primer premio de la noche era para el increíble bastardo y cazarecompensas Christoph Waltz por su papel en Django Desencadenado. Yo empezaba la noche con un “¡¡TOMA!!” a grito pelao.

Para hacerme el principio más ameno entregan los premios de animación. En primer lugar, la versión corta se la lleva Disney con una breve historia sobre el destino, el amor, y la insistencia de ambos en Paperman. Para Mejor Película de animación suenan las gaitas y la primera princesa de Pixar se estrena, llevándose Brave la estatuilla. El toque escocés terminó con el matrimonio recogiendo el premio, ambos ataviados con las ropas típicas (desconozco si el hombre siguió la tradición con la ropa interior).

Dejamos atrás la ñoñería y el escenario se llena de tíos cachas con séperpoderes. El equipo masculino al completo de Los Vengadores se pelean por entregar los premios de fotografía y efectos especiales (al cual estaban nominados) para terminar entregándoselos a un naufrago y su tigre. Estreno de la noche para La Vida de Pi, aunque parecía que se lo hubieran dado a El Hobbit porque subió a recogerlos el primo lejano de Gandalf. Los que más guapos se han puesto (o al menos los que han hecho más mérito), recogen a Mejor vestuario Anna Karenina (se queda fuera el único español nominado) y Los Miserables, que se desvirgan en peluquería y maquillaje. Por cierto, este último subió a recogerlo una señora casi en chándal y con un moño con palillos chinos (yo no sé qué pensar, o no es decente que lo diga).

Como esto de los premios es una excusa para montar numeritos, llega el momento Bond, y para celebrarlo sale a cantar el temazo de Goodfinger su autora Bassey Shirley. Con los pelos de punta hago mi primera confesión de la noche: sí, tengo la saga completa y me he hecho una maratón. Ale, ya me he quedado a gusto.

Entre el matrimonio de Django, el jedi interior de Liam Nelson y el director olvidado, Ben Affleck,  se entrega Mejor Corto para Curfew, Mejor Corto documental para Inocente, y Mejor documental para Searching for sugar. Aquí rellenamos la taza de café que empiezan a asomar los primeros bostezos, solo me saca de mi ensoñación la banda sonora de películas que ponen cuando bajan del escenario (mi corazoncito da un vuelvo con las notas de Tiburón, E.T., Parque Jurásico y El padrino). Amour sube a por el Oscar a Mejor Película de habla no inglesa, el único que recogerá en toda la noche (y eso que partía como una de las favoritas).

La cosa parece que se va animando cuando Travolta nos presenta un homenaje a los musicales de la historia de los Oscars. Por desgracia (o no), él no se pone a cantar, sino que da paso al reparto al completo de Cabaret. Seguimos con canciones y sale el portento de voz de Jennifer Hudson a cantar un tema de Dreamgirls, y de paso ponernos a todos los pelos de punta. Pero por si acaso no tenía suficientes ganas de bailar, empiezan a salir uno a uno el reparto al completo de Los Miserables y pronto el escenario se transforma en una barricada humana y caen banderas revolucionarias del techo. Menudo momento, yo pensaba que iba a empezar la revolución en el salón.

El joven Capitán Kirk y la mujer pitufo de Avatar repasan lo que molan los efectos especiales, para que un oso de peluche con obsesión por el sexo (de nombre Ted) termine dando la primera alegría para el grupo revolucionario con Mejor Mezcla de Sonido para Los miserables. Pero el pequeñín no se va sin dar la nota: doble (sí, doble) Óscar en la categoría de Montaje de Sonido para La noche más Oscura (el primero y el último) y Skyfall. La última de los Bonds se lleva el cantadísimo Oscar para Adele por su tema de Skyfall, que la tía parece que lo canta igual que cuando yo pido una barra de pan en el súper.

Entonces suben al escenario Potter y Bella y me entra el bajón. Entregan Mejor dirección artística y Lincoln se estrena en una noche que le presagiaba mucho y le ha dado muy poco. Parece que este año estamos cantarines y tras un barbudo George Clooney presentando el “in memorial”, sale la cada vez más joven Barbara Streisand para despertarme de un parpadeo muy largo. Pensando si las 5 de la mañana son horas decentes para empezar con los churros o sigo con la coca cola, el reparto de Chicago une fuerzas para presentar la Mejor Banda sonora a La vida de Pi, que empata con Los Miserables a tres puntos cada una.

De la música pasamos a las palabras, y con ello llega el segundo para Argo llega con Mejor Guión Adaptado. Momentos de tensión preparando mi vena asesina para pedir venganza cuando mis oídos se deleitan con un Django Desencadenado al Mejor Guión Original, el segundo para Tarantino. El público se emociona y el maestro sube al escenario. Le suben la música para que pare de rajar pero a él le da absolutamente igual, da un repaso por sus actorazos, por su temática y por sus compañeros de nominación, y se va más feliz que una perdiz, tal y como me he quedado yo. Con tal de que se suba y hable un ratito, por mi que le den un premio en cada gala.

Con un doble empate entre La vida de Pi y Los miserables (3), y Argo con Django Desencadenado (2), empieza la recta final. Otro sorpresón de la noche el que se ha llevado Ang Lee (él y todos) como el Mejor Director.

Como este post está pasando de crítica a crónica, y posiblemente a trilogía de la Tierra Media, voy acelerando. Mejor Actriz para Jennifer Lawrence, que se pega un castañazo al ir a recogerlo y se ríe de sí misma. No es por ser cruel, pero esto debe ser el karma, creo que era la que menos pintaba en las nominaciones. Su versión masculina no da sorpresas y un increíble Daniel Day-Lewis se lleva el Mejor Actor.

Jack Nicholson se quita sus horteras, y ya míticas, gafas de sol rojas para ponerse serio y dar paso a la Primera Dama de los Estados Unidos. Sí, efectivamente, Michelle Obama ha entregado el Oscar a Mejor Película: “… and the Oscar go to… ARGO!”. Todos con la boca abierta del susto y Ben Affleck en pleno estado de shock, la mejor sorpresa ha sido para el final. Aunque se rumoreaba que no tendría lógica darle el gran premio a una película cuyo director no estuviera nominado en su categoría, parece que finalmente se han pasado las normas de etiqueta por donde todo el mundo les decía, y han hecho lo que era simplemente justo.

Una gala tirando a sosa y repleta de canciones, con toques musicales que nos han ayudado a permanecer despiertos. Me quedo con la diversidad de premios, Argo se lleva mejor película pero La Vida de Pi gana en estatuillas.

Visto 5416 veces

2 comentarios

  • Enlace al Comentario Tembleque Viernes, 01 Marzo 2013 10:19 publicado por Tembleque

    ¡Muy buena observación! Tienes toda la razón, y también he pasado por alto el "número de las pechugas", no tengo perdón.

  • Enlace al Comentario Velma kelly Jueves, 28 Febrero 2013 18:02 publicado por Velma kelly

    Hola! Buena crónica pero un par de fallos:cuando hacen un homenaje a los musicales no sale nadie de Cabaret, sale Catherine Z Jones a cantar All that Jazz que es un tema de la peli Chicago, que este año cumple 10 años. Liza MInelli no estaba por ningún lado. Y no estaban todos los vengadores masculinos, faltaba Thor.
    Adios!

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Cine Los Oscars cantarines del 2013