La octava película de Tarantino

Escrito por 

Parece una coincidencia (o quizás no lo sea) que la octava película de Quentin Tarantino también contenga el numeral en su título "Los Odiosos Ocho" ("The Hateful Eight" en inglés). Lejos de esos pequeños pero principales detalles (aparece nada más comenzar la película), este nuevo western nos transporta a una historia narrativa mucho más peculiar y rica que de lo que parecía en un principio. 

Con "Los Odiosos Ocho" encontramos caras ya conocidas del mundo tarantiniano, desde un Samuel L. Jackson que da vida al alcalde Marquis Warren que necesita llegar a Red Rock dado que una tormenta y la falta de su caballo, no le permite continuar. Por suerte (o por desgracia) se encuentra con Kurt Rusell que hace de cazarrecompensas (el director había contado con él para Death Proof) y la recompensa en sí interpretada por una extraordinaria Jennifer Jason Leigh.

 

Ennio Morricone nos abre el apetito con una instrumental con toques que nos recuerda a su "The Good, the bad and the ugly" y que nos hace preveer que la aventura a contar no va a ser del todo agradable. Es su primera banda sonora para un western en treinta y cuatro años y se aprecia el gran trabajo del compositor italiano. Casan perfectamente el tono de esta obra con lo que nos tiene acostumbrados, y sería imposible pensar en otra persona que pudiera lleva a cargo la banda sonora de la película.  

El vestuario escogido es de época dado que la historia del film se remonta a finales del siglo XIX (habrá referencias a Abraham Lincoln). Mientras que Jackson llevará una ropa de oficial otras personas irán ataviadas con abrigos pesados y largos dado el clima en el que se ambienta la película (una eterna tormenta que no tiene fin y que supondrá el obstáculo a superar para todos los personajes). 

A partir de aquí, habrá SPOILERS a cascoporro, estás avisado!

Pues bien, la meta para todos los personajes es Red Rock. Es la misma ciudad donde debe ser ahorcada la recompensa de Kurt Rusell, donde quiere ir Samuel L.Jackson o donde tiene que ir a visitar su madre Michael Madsen (conocidos por los fans de las pelis del director por Reservoir Dogs o Kill Bill). Salvo la llegada del alcalde y de un sheriff bastante peleón, el resto de personas debían encontrarse en la cabaña. Aquí incluimos a Tim Roth (Pulp Fiction, Reservoir Dogs) y a Bruce Dern. 

La cabaña no es otra que la Mercería de Minnie, donde todos los personajes (y de aquí viene el número ocho) comienzan a conocerse. No faltarán las primeras disputas (con ese "Cierra la puerta, pon un tablón y dos clavos" que se repetirá varias veces a lo largo del film) y el juego de saber quién es el malo. 

Parece que estemos en un Cluedo del Oeste donde todos parecen sospechosos. Incluidos el personal de la Mercería (como Bob que se encarga del establo) y la propia propietaria del lugar. De nuevo, Tarantino apuesta por realizar la película en varios capítulos. Una vez llegados a los primeros desacuerdos, empezamos a conocer las verdaderas intenciones de cada uno. 

Una tetera envenenada hará de disparo de salida de la matanza general que se formará en la cabaña. Dado que no se sabe quién es el sospechoso ésto hace que todos se vuelvan contra todos. Morirán el cazarrecompensas, lo que hará que Daisy (la mujer que vale miles de dólares) tenga más poder que ninguno. También morirán en el camino un Bruce Dern que aterrorizado por el discurso de Samuel L. Jackson acerca de su hijo ("Tú no sabes lo que puede hacer una persona por una manta") muera de un disparo por el propio alcalde. Hay momentos que como éste, nos recuerda a Pulp Fiction dado que Jackson tiende a ponernos tensos mientras va desvelando la historia que lo ha traído hasta la propia cabaña y por los gestos y el tono empleado para relatarla. En otros, nos recuerda inevitablemente a Django Desencadenado por ser el western más reciente del director. 

De nuevo, el alcalde (Jackson) es  el que se hace cargo de la situación y pone contra la pared a sus tres sospechosos. Al saber (y esto está presente en la película, que la música puede desencadenar grandes batallas) que Bob no podía haber puesto el veneno en la tetera por estar tocando el piano, solo nos queda Tim Roth (el que debería ahorcar en el pueblo a Daisy) y el vaquero que iba a "visitar a su madre"...por el camino mueren los tres, sabiendo que éste último es el que había envenando la tetera. 

Aún quedan un par de capítulos por contar y es aquí donde comienza la verdadera fuerza de la película. En una trampilla, Channing Tatum (Jody) se encarga de disparar a Jackson. Se trata del hermano de Daisy, la recompensa, y viene en su búsqueda. Sabemos que tanto él como el ahorcador, el que lleva el establo y el vaquero estaban esperando a el cazarrecompensas. Lo que sucede es que no sabían que el alcalde y el sheriff iban a estar allí, aguardándoles. 

Tras dar muerte a éste último, solo quedan en la cabaña Daisy, Jackson y el sheriff. La tensión aumenta y no sabemos quién se salvará de este embrollo que Tarantino nos ha querido desvelar ante nuestros ojos. Cualquier cosa podría pasar y la violencia aumenta por momentos. Como homenaje al ahorcador, muerto por la mujer, se encargan de ahorcar a ésta ante los ojos de sheriff y alcalde heridos. Tan solo les quedaba leer la carta de Lilcoln que tantas disputas había generado pero que llevaba un mensaje conciliador y de orgullo.

El sheriff decide leerla en voz alta ante el alcalde. Ambos tendidos en la cama, solo les queda el eco de la voz de éste, que replica entre las paredes de una cabaña, cubierta de sangre. 

Hasta ahí el octavo film de Tarantino. Bajo mi punto de vista, da la sensación de que el presupuesto ha sido más bien bajo y que podría haber habido más escenarios y menos personajes. Es una pena no ver brillar a Bruce Dern, que acabamos de verle en "Nebraska", o que Channing Tatum aparezca y desaparezca en minutos. 

La forma de contarlo, así en capítulos, hace que los títulos de éstos nos revelen quizás más información de lo necesario. Me hubiese gustado ver una escena final donde sheriff y alcalde (si realmente consiguen superar sus heridas, ya que, están agonizando) lleguen a Red Rock. O incluso una fuga de la mujer y una persecución de la misma por éstos. Quizás más dinamismo y la llegada a la meta hubiera satisfecho a más de uno. Esto se debe a las comparaciones "odiosas" que a veces se hacen entre mismos films de un mismo director. 

No podemos olvidar que venimos de Django Desencadenado que suponía una aventura con un sinfín de nuevos escenarios. Sé que se ha dado más fuerza e importancia a los diálogos pero al mismo tiempo, ha podido llegar a resultar aburrida en algunos momentos. Media hora menos de metraje no le habría venido mal (cosa que también podíamos achacársela a Django) dado que hay escenas que se alargan demasiado y de repente, se concluyen en segundos. 

Las muertes siempre son un recurso extraordinario, no debe ser el único recurso. Ésto sucede mucho actualmente dado que se busca llamar la atención en un mundo lleno de impulsos y de un espectador que ya lo ha visto todo. Pero al jugar a quién es el verdadero malo cuando en realidad lo son todos (de ahí que los ocho sean "odiosos") hacen de la película un buen ejercicio mental a descubrir y vernos sorprendidos de que nuestras propias premisas son incorrectas. En conclusión, recomendada para todos aquellos fans del buen western, de los buenos diálogos, de las sorpresas y sobre todo, de Tarantino. 

Visto 1868 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario Cineyseries Domingo, 25 Septiembre 2016 18:00 publicado por Cineyseries

    Una de las mejores películas que vi este año. Tarantino no sorprende pero tampoco decepciona con esta entrega. La recomiendo (8)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Cine La octava película de Tarantino