El mejor Western de los 90

Escrito por 

Corría el año 1992 y nada hacía presagiar que el bueno de Clint Eastwood nos regalará una de sus mejores películas y uno de los mejores Western jamás rodado:“Sin Perdón”. Diría para tirarme el moco que fui a verla al Cine y que Clint Eastwood es de mis directores favoritos pero mentiría vilmente. Lo cierto es que en 1992 no fui mucho al Cine y lo poco que vi fueron pelis como “Alien 3”, “Solo en Casa II” o “El Guardaespaldas”.

Eran los mejores tiempos del Videoclub y devoraba las cintas VHS dejando un poco de lado los Cines, por lo que costaba una entrada podía alquilar cinco películas al menos. El caso es que un amiguete nos comentó todo entusiasmado que había ido a ver una película de “El Oeste” con su padre (los Western siempre han sido cosas de padres y abuelos) y nos dijo que era una peli de venganza con prostitutas, violencia y palabrotas. Ahí quedó la cosa hasta que con los Oscar de 1993 todo el mundo empezó a referirse a la película de Eastwood como el film del año y se reestrenó en muchos Cines siendo un éxito. Meses antes había pasado por la taquilla sin pena ni gloria y pasó a ser la peli que todo el mundo tenía que ver y a todo el mundo tenía que gustar. Yo esperé a que saliera en alquiler y sin ser un gran aficionado al Western por aquel entonces lo cierto es que me gustó bastante, aunque tardaré algunos años en reconocer el peliculón que es y adorar el Western como el género de los géneros.

Clint Eastwood como director tiene varios Western: “Infierno de Cobardes” (1973), “El Fuera de la Ley” (1976) y “El Jinete Pálido” (1985), las tres son grandes películas y recuerdan al Hollywood Clásico con toques de Spaghetti Western. Como actor participó en infinidad de películas de este género pero sobretodo debe mucho a Sergio Leone y su Trilogía del Dólar “Por un Puñado de Dólares”, “La Muerte Tenía un Precio” y “El Bueno, el Feo y el Malo”, tres peliculones que todo el mundo debería ver al menos una vez al año. Pero tendría que llegar 1992 ( los 80 y los 90 fueron años nefastos para el Cine de Género de Pistoleros y Vaqueros) para regalarnos una de las mejores películas de todos los tiempos que nada tenía que envidiar al mejor Leone o Don Siegel, a los cuales dedica su película.

Clint Eastwood es Will Munny un pistolero despiadado que por amor dejó de lado una vida de atrocidades para convertirse en granjero y padre de familia, se queda viudo y con dos hijos que mantener. Asistimos perplejos como nuestro protagonista es un viejales que apenas puede dar de comer a sus vástagos. Se presenta un jovenzuelo que se hace llamar “Schofield Kid” que le propone ser su socio y que juntos maten a dos vaqueros por la increíble suma de 1.000 dólares, dinero ofrecido por unas prostitutas para vengar a una chica del gremio que fue mutilada por uno de los vaqueros en una noche loca. Lo que parece ser una misión sencilla y un dinero fácil no lo será tanto ya que en el pueblo donde habitan las prostitutas “Big Whiskey”, hay un Sheriff pendenciero que no ayudará a las meretrices ni permitirá que nadie las ayude.

Una película genial de principio a fin en la que la violencia duele y tiene consecuencias. Todo comienza con el maltrato a una prostituta e irá en aumento hasta acabar como el rosario de la aurora. Que nadie espere encontrar héroes ni vaqueros como en las pelis de John Wayne, tal vez el personaje más bondadoso sea el interpretado por Morgan Freeman que es el excompañero de Eastwood que ha dejado de lado la violencia y cuando tiene que disparar a uno de “Los malos” no puede matarle y se carga a su caballo. No estamos ante un trabajo en el que los tiroteos se suceden sin consecuencias, aquí las balas matan y las acciones tienen consecuencias, nos muestra mejor que en ningún film como no es fácil acabar con la vida de alguien y que aunque se tenga un arma no es tan fácil usarla. En otras películas vemos como los protagonistas disparan fríamente desde cualquier posición y nunca fallan, aquí las balas no dan en sus objetivos, las escopetas fallan y el protagonista entra en el Saloon y se enfrenta a decenas de hombres armados que prefieren huir antes que jugarse el pellejo. Un Western Crepuscular hiper realista que critica la violencia sin sentido.

Caso aparte merece el elenco actoral con un Clint Eastwood magistral acompañado del siempre correcto Morgan Freeman, un memorable Richard Harris y un sublime Gene Hackman (premiado con el Oscar). Pocas veces hemos visto tanto talento junto.

Gracias Clint Eastwood por regalarnos una de las mejores películas de los 90 y un Western Mayúsculo.    

Visto 2228 veces

1 comentario

  • Enlace al Comentario ToKoTo Lunes, 08 Junio 2015 19:59 publicado por ToKoTo

    Como he contado antes por Facebook, creo que El Jinete Pálido le da mil vueltas a Sin Perdón, pero creo que el mejor western de Eastwood es El Fuera de la Ley... ese Josey Wales acosado que cuando escupe tabaco sabes que algo va a pasar... jejeje.

    Curiosamente, la escena que más me gusta de Sin perdón es una en la que no sale Eastwood. Me refiero a la fanfarronería de un viejo Richard Harris "matachinos" que es pillado en un renuncio por un siempre grandioso Gene "French Connection" Hackman.

    Un saludo

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Aquellos maravillosos años El mejor Western de los 90