Who you gonna call?

Escrito por 

Este año se ha celebrado el 30 aniversario del estreno de Los Cazafantasmas, durante este tiempo se ha convertido en un clásico de los ochenta reconocido en todo el mundo. El Logo, el tema principal Ghosbusters de Ray Parker Jr., el Ecto-1 y la frase ‘Who you gonna call?’ ‘¿A quién vas a llamar?’ son iconos de la cultura popular reconocibles por cualquiera.

Ray Stantz (Dan Aykroyd), Egon Spengler (Harold Ramis) y Peter Venkman (Bill Murray) son tres doctores en el campo de la parapsicología que trabajan para la Universidad de Columbia en New York, después de utilizar métodos poco ortodoxos y nada convencionales no muy acordes con los preceptos de la enseñanza del rector de la universidad, son expulsados y se ven obligados a establecerse por su cuenta. Con unos cuantos ahorros de Ray alquilan una antigua casa de bomberos y un Cadillac Miller-Meteor, un coche fúnebre que remodelan y bautizan como Ecto-1, creando así su propia empresa ‘Los Cazafantasmas’. Posteriormente contratan a Janine Melnitz (Annie Potts) como secretaría y a un cuarto cazafantasma de soporte, Winston Zeddemore (Ernie Hudson), un actor muy curtido en series.

Su primer cliente será Dana Barrett interpretada por la gran Sigourney Weaver (Alien, 1979 y El año que vivimos peligrosamente, 1982) que ve como en el interior de su nevera aparece un perro demoníaco llamado Zuul. En su mismo edificio vive Louis Tully interpretado por Rick Moranis, entre ‘la guardiana de la puerta’ y ‘el amo de las llaves’ respectivamente, se encargarán de traer de vuelta a Gozer el gozeriano a través de la azotea del edificio pues resulta que fue construido por un arquitecto perteneciente a un grupo de seguidores del antiguo Dios sumerio. El reparto se completa con William Atherton como Walter Peck, el empleado de Medio Ambiente que la liará gorda en New York.

La película se basa en un guión de Harold Ramis y Dan Aykroyd, originalmente era un proyecto para Aykroyd y John Belushi que venían de haber hecho juntos 'Blues Brothers' (1980), pero la muerte de Belushi en 1982 hizo que tuvieran que buscar alternativas. También se consideraron para algún papel a Chevy Chase y John Candy, que habían sido compañeros de Ramis y Aykroyd en el Saturday Night Live, pero finalmente optaron por contratar a Bill Murray, un gran acierto. El papel de Winston iba a ser para Eddie Murphy (Entre pillos anda el juego, 1983, con Dan Aykroyd) pero lo declinó porque estaba en negociaciones para hacer 'Superdetective en Hollywood' (1984) y entonces contrataron a Ernie Hudson (El Cuervo, 1994 y Congo, 1995). Un cambio afortunado ya que Murphy nos dejó la estupenda película del detective y también por 'Los Cazafantasmas', porque ver a Murphy y Murray, dos actores que se comen la pantalla con su protagonismo, dentro de la misma película hubiera sido perjudicial. Realmente Bill Murray lo borda, tiene una peculiar capacidad de interpretar casi siempre al mismo personaje, nos acostumbró a ver a Bill Murray en lugar de a Peter Venkman, Francis Cros o Phil Connors.

Para la dirección pensaron en Ivan Reitman que venía de hacer ‘Los incorregibles albóndigas’ (1979) con Bill Murray y ‘El pelotón chiflado’ (1981) con Ramis y Murray. Reitman no es que sea uno de los grandes directores de la época pero nos deja buenas películas como ‘Los gemelos golpean dos veces’ (1988), ‘Poli de guardería’ (1990) y ‘Junior’ (1994) entre otras. En Los Cazafantasmas bastante tuvo con controlar las improvisaciones de los monstruos del humor que tenía bajo sus órdenes, además de que Ramis y Aykroyd llenaron los diálogos de los actores con chistes continuos, algo que ellos definían como 'a gag a second’, una gracia por segundo. Como podemos ver Los Cazafantasmas es una película hecha por y para amigos, no sólo por los que están sino también por los que pudieron estar.

El film homenajea a las películas y cómics de ciencia ficción de décadas anteriores, al estilo de Marti McFly en BTTF cuando se presenta a George en el pasado, pero sobretodo homenajea a la ciudad de New York, es una protagonista más de la película, sus edificios, sus calles, su gente, sobretodo en la escena final la gran cantidad de neoyorkinos que hay apostados a la entrada del edificio de Dana a la espera que lleguen los Cazafantasmas. También es una crítica a la burocracia que reinaba en la sociedad de los 80, en el papel del empleado de Medio Ambiente que debido a esa burocracia, y a la animadversión que siente por Venkman, libera a todos los fantasmas que hasta entonces habían capturado nuestros protagonistas porque el contenedor no tiene la homologación pertinente.

Algo que me sigue enamorando de esta maravillosa película es su artesanía ochentera, fantasmas animatrónicos, transparencias, maquetas, matte painting y stop motion, efectos especiales a la antigua usanza, la magia que se hacía antes que no se ve para nada desfasada. Bueno, quizás en los demonios perrunos. Los efectos especiales tuvieron nominación a los Oscar.

El Ecto-1 es un coche icónico de la década de los 80 que rivaliza codo con codo con el DeLorean de Regreso al Futuro, porque si todos deseamos tener un DMC-12 con condensador de fluzo incorporado, si te ponen delante el coche de Los Cazafantasmas, ¡¡a ver cuál escoges guapito!!

Cierto es que Los Cazafantasmas se convirtió en un fenómeno en nuestra época, quién no ha jugado en el patio del colegio simulando usar trampas de fantasmas o detectores de ectoplasma buscando fluctuaciones psicokinéticas, o rayos de partículas y mochila de protones al grito de ¡¡no crucéis los rayos!!

La banda sonora de la película corre a cargo de Elmer Bernstein, un gran compositor que nos deja una BSO fabulosa, la cual desgrana mi compi frikimalista en este post: NO CRUCÉIS LOS RAYOS! La música de “Los Cazafantasmas”. La canción de Ray Parker Jr. Ghostbusters fue nominada al Oscar y a los Globos de Oro a la mejor canción, y consiguió el premio BAFTA en 1985. Nominada también en los Globos de Oro como mejor comedia y mejor actor (Bill Murray). Fue un gran éxito de taquilla con 292 millones de recaudación sólo superada por 'Superdetective en Hollywood', vaya con Eddie. 

En 'Los Cazafantasmas 2' (1989), con el mismo reparto y también con Ivan Reitman en la dirección, veremos al equipo enfrentarse al espíritu de un antiguo brujo moldavo e intentando salvar a un bebe atormentado por este hechicero. Película entretenida pero por debajo del nivel de su predecesora.

'Los Verdaderos Cazafantasmas' (1986) escrita por J.Michael Straczynski (Babylon 5) es una serie de animación con un inicio más adulto y oscuro pero que se fue infantilizando hasta que se canceló. Se realizaron después ‘Las aventuras de Moquete’ para un público infantil y ‘Extreme Ghostbusters’ que continuaba la serie original. Como curiosidad mencionar que al fantasma verde no se le pone nombre en la película, será en ‘Los Verdaderos Cazafantasmas’ donde lo bautizan como Slimer (Moquete, Babetes).

Las dos películas tuvieron sendos juegos para las video consolas de la época, MSX, Commodore 64, Spectrum y Amstrad, el de la primera parte fue un éxito de ventas, y en 1986 la editorial West End Games publicaba el juego de rol 'Los Cazafantasmas'. A lo largo de estos años diferentes empresas jugueteras han sacado líneas de juguetes y figuras basadas tanto en las películas como en la series de animación.

Hace años que Dan Aykroyd y Harold Ramis se han mostrado interesados en resucitar la saga con una tercera parte, pero Bill Murray siempre se negaba, los guiones parecían no estar a su altura. Incluso Sigourney Weaver dijo que llegó a leer un guión en el que Venkman había muerto y la historia giraba en torno a su vuelta como fantasma ayudando a sus antiguos compañeros. Cuando todo apuntaba a que el proyecto se llevaría a cabo sin él llegó la lamentable muerte de Harold Ramis, aunque es ahora cuando Bill Murray tras la muerte de su amigo, se ha interesado en realizar la tercera parte, ¡¡maldito seas Bill!!

Visto 4228 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!