Un cola-cau a tu salud

Escrito por 

Siempre estuvo allí. Una década antes de que internet llegase a existir, él ya había protagonizado uno de los más importantes virales que ha sufrido este país. Su famosa frase “me echaron droja en el cola-cau” se convirtió en un éxito inmediato, en una epopeya mediática, el hombre que hubiese llenado de chistes twitter si éste hubiese existido. Sin embargo, tan sólo los programas de zapping noventeros pudieron hacerse eco de la entrevista en exclusiva (y una de las pocas que se conoce que se le hayan hecho) para el programa CÓDIGO UNO, presentado por Arturo Pérez-Reverte.

 

Con una chapucera recreación, el programa contaba sucesos que le ocurrían a la gente común de un país que no es muy diferente al país que es ahora. Y entre ellos, estaba el anecdótico caso de José Tojeiro, un hombre que no parecía tener muchas luces y que, después de pasar una temporada en el extranjero trabajando (¿a alguien le suena de algo?) volvió a su casa de Ferrol. En su regreso estaba cuando un grupo de tres “prespitutas” entraron en su casa para ejercer de forma “voluntaria”, aunque él, de buena gana, pagó “naturalmente por ello” aunque “nunca una cantidad excesiva”. Sin embargo, su sorpresa sería el encontrarse con que las citadas “prespitutas” le habían robado cerca de cuatro millones de pesetas que había ahorrado en su paso por el extranjero.

Pero como España es así, la historia de un hombre al que le habían robado todos sus ahorros fue motivo de risa y mofa debido a varias expresiones tales como “dar el placer de la prespitación”, “en compló” o el más célebre aún “me echaron droja en el cala-cau” y se imprimieron camisetas y tazas y se escribieron guiones y cuentos con ellas y el pobre de Tojeiro se convirtió, sin quererlo, en una pieza importantísima de la cultura popular española de los 90. Aquella época dónde los chistes no duraban 20 minutos y que muchos hemos heredado. Esa cultura popular que convirtió en famosos a José o a Sole y a quien le quería tirar un mechero y de la que tanto bebió la fama youtubera de “Callejeros”.

Este miércoles, José murió en el Hospital Naval de Ferrol a los 80 años, después de pasar sus últimos años en la Residencia Hermanas de los Ancianos Desamparados de Piñeiros. Según cuenta el Diario de Ferrol (uno de los pocos que se acordó de él mientras vivía), José nunca recuperó su dinero, aunque terminó aceptando que el Colacao no era tal cosa y que los litros de alcohol y excesos pudieron ser los grandes responsables de que las citadas chicas pudiesen andar a sus anchas “a rebuscar, buscando los dineros” mientras el dormía a pierna suelta. Sea como fuere, José se ha marchado y deja como legado uno de los vídeos que para bien o para mal, todos sabíamos que existía. Se va el hombre que, por primera vez, me ha hecho darme cuenta de que el tiempo pasa y que ya no soy un niño.

Un cola-cau con droja a tu salud, querido Tojeiro.

Visto 1983 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad Un cola-cau a tu salud