Oscars 2015: legendariamente descafeinados

Escrito por 

Con los churros en el teclado vamos a analizar la 87 edición de los Oscars, una gala predecible y aburrida a manos de un invisible Neil Patrick Harris ¿Los trajes han perdido su mojo? ¡Entra y averígualo!

La noche empezaba bien: kilos de azúcar y varios litros de cafeína para amenizar una alfombra roja muy modosita. Nada de vestidos sacos, pezones acusadores, resbalones ni intrusos en las fotos. Lady Gaga aparece con los guantes de fregar pero a ninguno nos extraña. Empieza a llover y nos refugiamos dentro de la sala al cobijo del champán con caviar.

Una vez sentados, Neil Patrick arranca fuerte con un número musical homenajeando a las películas más grandiosas (y con legión de seguidores a las espaldas) tocando nuestro corazoncito Friki: un delorean, el barco de los goonies, Dark Vader, King Kong… y un sinfín de pequeños momentos. El escenario se llena de Stormtroopers, romanos y vestidos de cabaret. Nosotros estamos bailando en el sofá con la espada láser apuntando al techo y palomitas por el suelo.

Nuestro gozo en un pozo, en cuanto empieza la entrega de premios olvidamos todo esto y caemos en la monotonía de una gala con muchas pausas y sin ningún aliciente. Benedict Cumberbatch le da a la petaca y nosotros a la cafeína: primer premio cantadísimo para “Whiplash”, Mejor Actor de Reparto para J.K. Simmon. Su homóloga femenina se lo lleva Patricia Arquette por “Boyhood”, con uno de los discursos sobre igualdad de género más aplaudidos de la noche,

Tras unos momentos musicales con un Maroon 5 descafeinado (a juego con la gala) “El Gran Hotel Budapest” se desvirga con Mejor Vestuario, Mejor Peluquería, más adelante se adjudica también mejor Diseño de Producción y Mejor Banda Sonora.

En el Premio a la Mejor Película de habla no inglesa arrasa la polaca “Ida”, un premio muy anticipado que no nos arranca de nuestros bostezos. Menos mal que el tema original de “Lego, la película” nos arranca alguna sonrisa y mucho ritmo. Reparten Oscars de piezas y algunos de los presentes serán los únicos galardones que sujeten esa noche.

Seguimos con Mejor Cortometraje para “The Phone Call”, Mejor Corto Documental para “Crisis Hotline: Veterans Press1”, aparece en el escenario una mujer vestida con pompones que haría las delicias de los gatetes huérfanos del mundo, y un mini-cutre-vídeo-resumen nos muestra los Oscars honoríficos. Mejor película documental para “Citizenfour”.

El presentador (¿esta gala tenía de eso?) imita la escena más adorada de "Birdman" y sale en calzoncillos a seguir presentando premios. “Whiplash” va a por el segundo con Mejor Mezcla de Sonido y el Mejor Montaje de Sonido va para “American Sniper”, único galardón que se llevará la cinta de Clint Eastwood. La Tierra Media se despide sin Oscars. Más momentos musicales ideales para una gala sin chicha ni limoná a las 4 de la mañana.

“Interestellar” aparece en escena gracias a Mejores efectos visuales y el público se vuelve loco. Le sigue un “In Memoriam”, presentado por una sublime Meryl Streep, muy emotivo en el que despedimos, entre otros muchos, a Robin William, al maquillador del “Exorcista” o al creador de la maqueta de “Alien”.

“Whiplash” se marca el tercero de la noche con Mejor Montaje (premio polémico). La ceremonia llega a su punto más emotivo con el momento musical de “Selma”, canción de la película sobre Martin Luther King que emociona a la sala y recoge estatuilla a Mejor Canción Original por “Glory”. Discurso luchador que levanta lágrimas y aplausos.

Es el momento de la animación: Cortometraje Animado para “Feast” de Disney y (oh, sorpresa!) Mejor película animada para “Big Hero 6” de Disney. Sospecho que alguien tiene monopolio de dibus este año. En medio de una Lady Gaga versionando a “Sonrisas y Lágrimas” (¿?) abrazando a Julie Andrews, nosotros empezamos a tener gula de churros.

Mejor guión adaptado nos pega un subidón con el reconocimiento de Alan Turing y su “Enigma”. En una reñida disputa por el Mejor Actor para Eddie Redmayne por “La teoría del todo”, una actuación brillante física y mental. Mejor Actriz para Julian Moore por su enferma de Alzheimer que ha conquistado a la crítica (sin sorpresas) en “Alice”.

La película amada por la crítica y odiada por el público, la favorita de la noche, se estrena tarde pero fuerte: “Birdman” abre boca con Mejor Fotografía y no tarda en sumar: Mejor Guión Original, Mejor Director y, el premio gordo de la noche, MEJOR PELÍCULA. Curiosidades de la vida lo entrega el futuro Batman (¿coincidencia?).

Conclusión: “Boyhood” es la gran olvidada y hay empate técnico de trofeos entre “El Gran Hotel Budapest” y “Birdman”, aunque esta última se lleva los gordos. Mucho reparto en una ceremonia aburridísima, cargada de conciencia social, quejas y reconocimiento del ego de los críticos con una película enfocada en un corte más independiente.

Os dejo con la resaca de los premios.  ¡Hasta dentro de un año, cinéfilos!

Visto 3253 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad Oscars 2015: legendariamente descafeinados