Recuperando la fe en la humanidad: Humans of New York

Escrito por 

En el mundo de Internet hay de todo. Uno empieza buscando cualquier chorrada y puedes acabar encontrando cualquier cosa. CUALQUIER COSA. Hasta un trauma, porque la gente en Internet no tiene filtro ninguno.

Sin embargo, también hay personas, ideas y proyectos maravillosos que no llegarían a nada si no fuese por la Red. Por eso voy a inaugurar una serie de post que te hacen recuperar la fe en la humanidad, y el primer proyecto que te va a alegrar el día es Humans of New York.

HONY es el blog de Brandon Stanton, un fotógrafo  que se dedica a parar a la gente por las calles de Nueva York, hacerles una fotografía y hablar con ellos. Parece simple, pero Brandon consigue que gente desconocida se abra y cuente anécdotas, situaciones personales y sentimientos que acaban formando un estupendo microrrelato ilustrado.

"Tenía un bastón con una tubería de acero dentro. Pero un día un tipo se metió conmigo, y parecía que iba a sacar algo de su bolsillo, así que le pegué con el bastón. Pensé que lo había matado. Así que ahora uso un bastón normal." 

Humans of New York ha encontrado su mayor éxito a través de Facebook, donde tiene más de 12 millones de seguidores. Se dice pronto, ¿eh?

El mundo editorial se dio cuenta de lo buena que es la fórmula de Brandon y ha editado dos libros en los que se recopila las mejores fotos y relatos: Humans of New York y Little Humans, enfocado únicamente a los niños, que muchas veces son protagonistas de algunas de las mejores historias.

 

Pero el proyecto no se ha quedado en conseguir "me gusta" y vender libros. El autor ha colaborado recientemente con Naciones Unidas para dar visibilidad a la campaña Los 8 objetivos de Desarrollo del Milenio, ocho objetivos que todos los países miembros de la ONU acordaron que deberían haberse cumplido para el año 2015.

Para ello, la ONU llevó a Brandon en un viaje alrededor del mundo que duró 50 días y en el cual visitó 10 países, retrató y habló con toda la gente que pudo.

 

"Ese día, antes de ir a la manifestación, me paré frente a una fotografía del Dalai Lama e hice un juramento: 'Si me arrestan, no daré el nombre de ninguno de mis amigos'. Me estuvieron interrogando durante ocho meses. Me quemaron la cara con cigarrillos. Me hicieron estar de pie sobre hielo durante cuatro horas hasta que mi piel se congeló y se pegó al hielo, y entonces me empujaron. Me aplicaron corrientes eléctricas en la lengua. Me dijeron que iban a matar a mi madre y a mi padre. Después de ocho meses tuve un juicio. Había dos guardias detrás de mí mientras testificaba, y habían escondido células eléctricas en mis mangas por si decía algo que no les gustase. Me sentenciaron a cuatro años. A veces tenía tanta hambre que comía pasta de dientes. Y a veces tenía tanta sed que me bebía mi propia orina. Cuando por fin salí, pesaba 39 kilos." (Dharamshala, India)

Y en estas últimas semanas, de vuelta en Nueva York, Brandon publicó una foto (inspiradora, como todas) de un adolescente llamado Vidal que vive en el barrio marginal de Brownsville, y que contó que la persona que más había influido en su vida era la directora de su instituto, la señora López.

Brandon decidió visitar ese instituto y hablar con la señora López, los profesores y los alumnos, y proyectar al resto del mundo su visión de la educación.

"¿Quién te ha influido más en tu vida?"

"Mi directora, la señora López"

"¿Cómo te ha influido?"

"Cuando nos metemos en problemas, no nos expulsa. Nos llama a su despacho y nos explica cómo la sociedad ha sido construida a nuestro alrededor. Y nos dice que cada vez que alguien deja el colegio, se construye una nueva celda en la cárcel. Y una vez hizo que todos los estudiantes nos pusiéramos de pie, de uno en uno, y nos dijo a cada uno de nosotros que importamos." 

 

Además, decidieron empezar una campaña de crowdfunding para poder organizar una excursión anual a la universidad de Harvard, con el objetivo de hacer ver a los alumnos del barrio de Brownsville que podrían llegar hasta donde quisieran, independientemente de su origen social.

En menos de cinco días consiguieron recaudar suficiente dinero para proyectar diez años de excursiones a Harvard, diez años de programas de verano y un programa de becas para ir a la universidad tras graduarse en el instituto.

“Antes de que pasase todo esto en nuestro instituto, me sentía rota. Y creo que el mundo también se siente un poco roto, porque últimamente han pasado muchas cosas malas, especialmente entre personas blancas y personas negras. Pero todos vosotros le habéis dado a la gente una razón para sentirse un poco menos rota. Y la mayor locura de todo esto es que está pasando en Brownsville. Antes de esto, la gente veía las noticias y leía los periódicos, y algunos incluso pensaban que todo lo que se hacía aquí era pelearse y comportarse como locos. Pero ahora hay tanta gente ahí fuera que se preocupa por vosotros y quieren saber más de vosotros... la gente incluso me envía e-mails y me pregunta si pueden conoceros y ser vuestros mentores. No sólo gente de Brownsville, no sólo de Brooklyn, no sólo de Nueva York, sino gente de todo el mundo. Así que necesito que todos trabajéis un poco más duro. Cada vez que no os apetezca hacer vuestros deberes, necesito que recordéis que estáis ayudando a contar la historia de Brownsville a personas de todo el mundo."

Brandon, Vidal y la señora López han sido invitados al programa de Ellen DeGeneres y al magazine matinal Good Morning America. Ah, y también les ha recibido este señor:

Que también tenía historias que contar:

“¿Quién te ha influido más en tu vida?"

"Mi madre. Me tuvo cuando tenía 18 años, y mi padre la dejó cuando yo tenía un año, así que en realidad nunca le conocí. Como muchas madres solteras tenía que luchar por trabajar, y con el tiempo también tuvo que luchar para ir al colegio. Y ella fue la persona que me infundió un sentido de confianza y la sensación de que podía hacer cualquier cosa. Con el tiempo se graduó. Le costó diez años, pero lo hizo, y la vi sonreír durante todo el camino. Ycuando crecí, como todo el mundo, me di cuenta de que mi madre no era distinta a mí. Tenía sus propias dudas y miedos, y no estaba siempre segura de cuál era la forma correcta de hacer las cosas. Así que verla superar los tiempos difíciles fue muy inspirador. Porque significaba que yo también podía superar tiempos difíciles."

El mundo puede ser bonito, ¿a que sí?

Visto 1707 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad Recuperando la fe en la humanidad: Humans of New York