La Batalla de los Cinco Ejércitos

Escrito por 

Algo se ha muerto en mi corazón de friki. Lo hizo el miércoles, a eso de las 20:40. Habían terminado los trailers. La música, más el horrendo efecto 3D de la Metro Goldwyn Mayer, me  aproximaba al ansiado momento. Y, justo antes de que apareciesen las palabras: "El Hobbit", escritas en esa venerada tipografía, caí en la cuenta de que iba a ser la última vez que iba a visitar la Tierra Media de mi querido Gandalf el gris, en modo "ojalá sea cojonuda".

No existe ninguna posibilidad en el universo de que no vuelva a deleitarme, visitando la trilogía de El Señor de los Anillos o, incluso la de El Hobbit. Pero ya no será como un amante ansioso e inexperto, a punto de perder su virginidad. No descarto en absoluto (de hecho, lo vaticino), que El Silmarillion sea uno de los próximos proyectos, de trescientas películas, del Profeta Jackson o, Eru Ilúvatar lo quiera así, de algún iluminado similar. Pero los tiempos de Mithrandir, Smeagol y la familia Bolson (permitidme que lo escriba sin acento, para recuperar el sonido que tuvo el apellido de Bilbo y de Frodo la primera vez que leí sus aventuras, en tiempos tan remotos, que las tildes apenas tenían importancia) han pasado definitivamente.

Feliz, triste, ilusionado, preocupado, escéptico... así empecé el visionado de La Batalla de los Cinco Ejércitos. Debo confesar que me dio un poco de mal rollo que la música inicial no fuese una variación de la maravillosa banda sonora de la trilogía original. Pero, haciendo de tripas corazón e intentando que la balanza no se decantase ipso facto hacia el lado de la Decepción Decepcionante, intenté centrarme en adivinar cuál sería la sorpresa con la que Peter jackson iniciaría el relato. La sorpresa fue que no iba a haber sorpresa: la peli empieza directamente al turrón. La balanza giró hacia Peliculón Definitivo.

Y así empecé un carrusel de emocionados brincos, hasta que conseguí domeñar mi talante, olvidarme de la puta balanza y empezar a disfrutar de la película sin más. Y he de confesar que la disfruté como un enano (a pesar de que, como ya he confesado alguna vez, siempre he sido pro-elfo). Esta vez, el Profeta consigue algo en lo que había fracasado en las dos primeras películas de la precuela: La Batalla de los Cinco Ejércitos tiene ritmo. Todo el rato (o casi). Y no lo hace como yo había esperado/deseado, manteniendo una estructura a saltos entre la Montaña Solitaria y Dol Guldur. La impresionante puesta en escena del Concilio Blanco se resuelve rápida y espectacularmente. Aunque me chirrió levemente (todavía andaba con la jodida balanza), es estupendo ver a un Noldor cantarle las cuarenta a un Maia, más aún si éste se llama Sauron.

Todo el resto del camino fue estupendo. Es cierto que hay un montón de cosas que me pueden molestar de la película: los efectos de sonido en la voz de Thorin, cuando anda empanao; los putos orcos digitales (con lo que molaban los de carne y hueso de la primera trilogía); la vagoneta de Bardo, los ojos de Legolas, la empalogositud (no la busquéis en el diccionario) de Tauriel y Fili, el reno de Thranduil (que se redime en lo que dura un espadazo de un rey de los elfos, afortunadamente ya sin peineta), las piruetas imposibles de Legolas (sí, Peter Jackson consigue que la ejecución del olifante de El Retorno del Rey, quede como una macarrada de grado inferior a leve (en realidad, soy fan de estas piruetas, pero tengo que preservar algo de mi maltrecha imagen de purista)), que haya ocho enanos que no han abierto la boca en ocho horas de Hobbit o la irrupción de los gusanos de Arrakis sin que los monten los fremen.  

Pero son menudencias. Acudiendo al rico lenguaje que nos proporciona nuestro idioma: la peli mola que te cagas. Es verdad que no llega a la maravilla de la primera trilogía. Es cierto que sigo pensando lo mismo  que hace dos años: Peter, tendrías que haber hecho "sólo" dos. No negaré que los puristas obcecados de Tolkien se removerán en sus butacas. Pero La Batalla de los Cinco Ejércitos es una de las mejores películas de aventuras de los últimos años (no descarto arrepentirme de estas palabras cuando acuda al segundo visionado la semana que viene, prometo manteneros informados). Ni que decir tiene que golea a Un Viaje inesperado y que supera a La desolación de Smaug. Podría desvelaros sus virtudes, pero quería ver cómo quedaba una crítica positiva resaltando sólo los aspectos negativos (ya me diréis), así que os dejo que los descubráis solitos.

Mi corazón late más despacio, sí. Pero los Montoya no aceptamos la derrota fácilmente (a este respecto, me gustaría desmentir todos los infundios que he leído en twitter sobre mi posible parentesco con Bardo. No negaré el parecido casual con mi hijo Iñigo, pero juro ante todos los lectores de Frikimalismo que jamás tuve un escarceo con una mujer de Valle). Somos frikis duros y sabemos que esa emoción volverá... sin ir más lejos el año que viene, con el retorno contra natura de Star Wars. O, no es por insistir, pero insisto: queremos ver a los Noldor, Peter...

Visto 8692 veces

5 comentarios

  • Enlace al Comentario manuzaro Viernes, 26 Diciembre 2014 21:25 publicado por manuzaro

    Ojala salga algo sobre el silmarillion, aunque bajo mi punto de vista quedaria mejor como una serie de TV.

  • Enlace al Comentario Domingo Montoya Domingo, 21 Diciembre 2014 11:08 publicado por Domingo Montoya

    Sí, si lees el artículo y ves la peli, creo que sabrás a quién me refería con lo de cantar las cuarenta a un Maia. De hecho, ya había visto unos cuantos al principio de La Comunidad del Anillo. Pero no iban por ahí los tiros. Espero que el Profeta pille mejor las indirectas ;)

  • Enlace al Comentario Karactato Domingo, 21 Diciembre 2014 03:16 publicado por Karactato

    Ya has visto a una Noldor.Galadriel.Y mola.

  • Enlace al Comentario Domingo Montoya Domingo, 21 Diciembre 2014 01:03 publicado por Domingo Montoya

    Yo diría que más bien no es una relación, pero fallo mío. Y me sigue pareciendo una caspa horrorosa. Empalago supremo.
    Gracias por la aclaración.

  • Enlace al Comentario Alba Sábado, 20 Diciembre 2014 22:35 publicado por Alba

    No es una relación entre Tauriel y Fili, sino entre Tauriel y Kili

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad La Batalla de los Cinco Ejércitos