Extrañas Desapariciones de la historia

Escrito por 

Hoy hablaremos de algo que esta tristemente de moda por la desaparición del avión malasio hace pocas semanas. Las extrañas desapariciones de personas a lo largo de la historia.

Las desapariciones misteriosas se han ido produciendo a la largo de nuestra historia de forma constante. Una de las primeras que se tenga constancia escrita de un grupo grande de personas seria la del ejército que envió sobre el 525 a.C el rey persa Cambises II. Este ejército compuesto por 50000 soldados tenía la misión de atacar y destruir  el remoto oasis de Siwa  sede de un oráculo muy famoso en la antigüedad.

El inmenso ejercito tenía que atravesar un desierto para llegar hasta el oasis pero las ultimas noticias que se tienen son de verlo desaparecer en la lejanía del mar de arena y después… la nada. Alguna de las posibles explicaciones sería una tormenta de arena que sepultara a todos los hombres, animales y carros del ejército, pero ¿cómo tendría que ser esa tormenta y por qué no hubo ningún superviviente que pudiera dar algún tipo de noticia de ese ejército? Por ahora las arenas del desierto siguen negándonos más noticias, como tampoco se tienen de los siguientes casos.

 Existirían mas desapariciones dentro del ámbito militar así en nuestro país existe una desaparición de la que hace poco tuve noticias y quiero investigar más. Esta sucedería  en la Guerra de  Sucesión española tropas de Carlos de Habsburgo fueron enviadas a los pirineos, a una garganta entre montañas para evitar el paso por ella a las tropas de Felipe V. Al poco tiempo y al no tener noticias de esa tropa se mandaron exploradores que no fueron capaces de encontrar nada de aquella tropa. Quiero recordar que gran parte de las tropas de Carlos eran gente de montaña y acostumbrada a ese tipo de guerra, así que ¿adónde fueron?

Pasemos a otra guerra, ésta en el otro lado del mundo la guerra chino-japonesa. En los años previos a la segunda guerra mundial, exactamente el 10 de noviembre de 1939, el regimiento del coronel Li Fu Sien de unos 3000 hombres, es desplegado para intentar detener el avance de las tropas japonesas que acababan de tomar la ciudad de Nankín. Cuando se estaban desplegando esas tropas en sus trincheras y puntos fuertes para intentar detener a dichas tropas una nube alargada y de forma tubular empezó a formarse encima de ellos (recordar este pequeño detalle de la nube). En un momento dado las emisiones de radio y los gritos dando órdenes cesaron y se extendió un súbito silencio por las posiciones chinas. El alto mando envió una unidad a ver qué pasaba y asombrados encontraron armas y pertrechos tirados por el suelo e incluso hogueras encendidas con leña  preparada para aguantar las frías noches. Después de la guerra, China exigió a Japón noticias sobre estos soldados pero en los archivos de la época no hay mención ninguna a todo ese regimiento.

Avancemos un poco más y vayamos a Galípoli, una de las batallas más horribles de la I Guerra Mundial sucedida en una península de Turquía. En este pequeño espacio los ejércitos de los aliados y el ejército turco mantuvieron una lucha encarnizada por el control de este espacio estratégico.

Allí fue enviado el 4º batallón Norfolk de tropas inglesas que desembarcó y casi sin descanso fue posicionado en la cota 60 para apoyar a las tropas australianas y de Nueva Zelanda.  Los ingleses comenzaron la ascensión hacia la pequeña montaña llamada Sai Bari, desde las posiciones de sus aliados pudieron ver como una extraña nube de unos 200 metros  parecía que comenzaba a seguir al batallón y se dirigía hacia la misma posición.

Cuando los ingleses alcanzaron el pequeño pico de la montaña la nube ya lo cubría, los australianos y neozelandeses pudieron ver como poco a poco los hombres entraban en esa nube y dejaban de ser visibles. Al poco rato la nube comenzó a ascender de forma suave y pareció que se reunía con unas nubes más pequeñas,  después les pareció a los observadores que esta nube se movió contra el viento y desapareció en la lejanía. Por supuesto el mando ingles volvió a enviar gente para encontrar a esos hombres pero  no encontraron NADA y al acabar la guerra los turcos dieron la misma contestación que los japoneses a los chinos, nada en sus archivos y nadie que supiera contestar por el paradero de esos hombres.

Curioso el detalle en los dos casos de la “extraña” nube  ¿verdad?

Pero no todas las desapariciones tiene que ver con el ámbito militar en el 1930 al Norte de Canadá existía un poblado esquimal que se llamaba ANGIKUNI. En este lugar desapareció toda su población de la noche a la mañana, hombres, mujeres y niños, pero ¿cómo fue?

La noticia impacto a toda la población de la zona ya que el poblado fue encontrado desierto por el trampero Joe Labelle y los únicos cadáveres que se hallaron fueron los de 7 perros aún atados y que perecieron de hambre, cosa aún más extraña porque para los esquimales estos animales son casi sagrados y muy útiles así que si se hubieran ido se los hubieran llevado o por lo menos soltado. La famosa Policía Montada del Canadá realizó una investigación en todo el poblado. Los resultados fueron más bien escasos por que las únicas pruebas que encontraron fueron que había unas bayas en las cocinas que indicaban que el poblado tuvo que estar habitado unos dos meses antes de que lo encontrara el trampero y los fusiles también estaban en las casas de estos esquimales, unas herramientas imprescindibles en estos climas extremos. Otro detalle un poco escalofriante es que las tumbas del pequeño poblado estaban abiertas y los cuerpos desaparecidos como los 30 moradores de este poblado. Los vecinos de estos poblados empezaron a contar que a los desaparecidos se lo había llevado el Wendigo un ser de pesadilla que puebla las leyendas de esa parte remota de Canadá.

No solo en tierra hay desaparecidos, en el inmenso mar también se han producido estos misteriosos fenómenos. Tal vez uno de los más conocidos sería el de barco Mary Celeste, un bergantín  de 282 toneladas, 31 metros de eslora y construido en 1861.

Este barco fue construido en la isla Spencer en Nueva Escocia. El primer nombre de este bergantín fue Amazon y desde el primer momento tuvo una leyenda negra encima de sus mástiles. La historia negra cuenta que sufrió varias muertes y problemas de navegación durante su historia con ese nombre. En  1869 fue vendido a un estadounidense y lo modificaron y rebautizaron con el nombre de Mary Celeste. Con este nombre ocurre, sobre el 5 de diciembre del 1872, la extraña desaparición de su tripulación que constaba de siete hombres y la mujer y la hija del capitán Benjamín  S. Briggs. Su carga eran barriles de alcohol industrial con destino Génova.

El barco zarpo de Nueva York el 5 de noviembre de 1872 y fue encontrado en alta mar el 5 de diciembre sobre las tres de la tarde por el barco Dei Gratia con rumbo Gibraltar y que también había salido de Nueva york. Por casualidad el capitán de este barco, David Reed Moreuse, conocía al capitán del Mary Celeste y mandó inmediatamente una chalupa con varios hombres al barco que desde donde él estaba se veía desierto. La llegada al barco fue bajo un ambiente silencioso y opresivo, en el registro posterior hallaron la ropa y enseres de los tripulantes en sus sitios ordenados y limpios. Lo único que no se encontró es un bote salvavidas, el sextante, el cronómetro y la bitácora, justo los elementos básicos que cualquier marino de la época necesitaría para navegar.

En el diario de navegación la última anotación era del día 24 de noviembre pero en ella no había información relevante era una anotación más. El barco fue remolcado hasta Gibraltar y allí se sucedieron las investigaciones sin resultado aparente, hubo varias teorías como una que culpa del echo a una borrachera de la tripulación que acabaría en masacre y posterior huida con la lancha, otra echaría la culpa a los piratas que asaltarían el barco y se llevarían a todos sus ocupantes. Pero estas teorías me chirrían porque  el alcohol era de tipo industrial o sea mortal si se consumía. Los piratas podían asaltar el barco pero ¿por qué dejar el cargamento o no hundir el barco para no dejar pruebas? La que se dio por buena por los jueces de la época fue una fuga de emanaciones de alcohol que volvió loca a la tripulación y la avocó al suicidio tal vez por tener extrañas pesadillas o alucinaciones.

Hace poco tiempo se relacionó el descubrimiento de dos balsas en la costa asturiana con varios cuerpos dentro, con la tripulación del Mary Celeste como explicaba el diario El Imparcial  en mayo del 1873.

Como veis el misterio forma parte de la historia y las desapariciones extrañas son una parte de él.

Visto 3086 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad Extrañas Desapariciones de la historia