Café y champán en los Globos de oro 2014

Escrito por 

Había una alfombra roja, famosos, alcohol y premios al séptimo arte y la pantalla pequeña, servidora no podía faltar a la cita. Armada con una buena dosis de cafeína y mi mejor pijama, me dispuse a disfrutar y sufrir con la antesala de los Oscars. Así de bipolar fue la noche.

Cae el sol y conecto con mi lado maruja para descubrir que este año se lleva el negro luto y el rojo-que-te-lo-cojo. Además de las barbas de indigente y el exceso de laca, las figuras geométricas y las deformaciones parece que son un cumplemento extra a los modelitos que van pasando. Aun con la sorpresa de que no se lleven a ninguna detenida por escándalo público, por enseñar hasta el cordón umbilical, la cosa parece serenarse en el amplio abanico de pokemons disfrazados de vestidos. Me pongo las gafapastas y vamos para dentro con la gala.

Como el orden aquí no es lo importante, empezamos picando con Mejor actriz de reparto en cine para Jennifer Lawrence, quien parece salida de una carrera de sacos. Tras recibirlo de las manos de Sandra Bullock y Tom Hanks, y sin traspiés por medio, nos pasamos a la televisión. Mejor actriz de reparto en serie merecido para la gran Jacqueline Bisset, que disfrutó de su última nominación hace 14 años antes de caer en el inmerecido olvido. Su shock entorpece un agradecimiento que tras serenarse logra ponerme los pelos de punta. Mis peores deseos en ese momento (y gran parte de la gala) son para los responsables de subir la música para echar al premiado.

La miniserie del momento, y cargada de películas, Behind The Candelabra arrasa llevándose Mejor miniserie (frente a la flojísima American Horror History Coven) y Mejo actor para Michael Douglas (su compi Matt Damon también tenía nominación).

Mejor Actriz de comedia para la presentadora de la gala Emmy Poehler, quien tras su celebración besando a Bono introduce un momento mágico de la noche. Al fin, lo que todos estabáis deseando, y tras mucha cafeína, la reportera dicharachera frikimalista es mencionada por Canal Plus. Doy un par de vueltas por el techo y me sereno para volver con la gala.

En reparto, el premio de Mejor Actriz en miniserie es para Ellisabeth Moss por Top Of The Lake, sorprendiendo a todos y dejando fuera a Jessica Lange. Los premiados tardan más en llegar al escenario que Frodo a Mordor, y la siguiente presentadora lleva un vestido que me da auténtico miedo. Es una especie de alien en evolución a cosa deforme, debería preocuparnos la salud mental de algunos estilistas.

Somos de ciencias y celebro el Mejor Actor de serie dramática para Walter White y Mejor serie Drama para Breaking Bad con un sonoro aplauso y un brindis de café haciéndole la ola. Nos unimos a este reconocimiento con nuestro adiós a una de las mejores series que ha parido la televisión. El creador y el reparto suben al escenario para despedirse con un enorme “bitch” de Pickman.

Mejor actor de reparto en serie drama para un soberbio John Voight en Ray Donovan, el papi de Angelina Jolie se emociona y yo también (soy una blanda con un subidón de cafeína). Recoge también la inolvidable Robin Wright, quien recordaremos siempre por Forest Gump y ahora lo borda en House of Cards, a Mejor Actriz de serie dramática.

Cerramos el ciclo seriéfilo con el estreno por todo lo alto de Brooklyn Nine-Nine, que hace doblete con Mejor Actor de Comedia a Andy Samberg  y Mejor Serie de Comedia. No tardaremos en echarle el guante por aquí a esta divertida y disparatada serie.

Impactada por ver unas dejas del tamaño del bigote de Groucho a juego con una melena peliroja, ya no me sorprende cuando un hippie despeinado sale a recoger Mejor Banda Sonora para Cuando todo se ha perdido. Siguiendo con la estela musical el grupo U2 sale a por la Mejor canción original por su tema en Mandela. Sinceras palabras que no están a la altura del gran hombre.

La gran triunfadora de la noche (rompiendo un año más todos los esquemas) es La gran estafa americana, que recoge de las manos de Robert Downey Jr a Mejor Actiz en comedia Amy Adams (si lleva más escote se le ven los talones), además de Mejor comedia. Disney recibe el premio a Mejor Animación para Frozen por conquistar al público desde el hielo, premio entregado por una Hermione muy crecidita. 

Una de las mayores sorpresas de la noche es para el cantante de 30 seconds to mars, Jared Leto, que deja su papel de travesti para recoger Mejor Actor de Reparto, desbancando a grandes de la talla de Michael Fassbender o Tom Hanks. Un ausente Woody Allen se lleva un globo por reconocimiento a su carrera, Diane Keaton recoge con un discurso emotivo, nota musical y frase para la posteridad: "La inmortalidad a través del arte no es tan importante".

Emma Thompson, se quita los tacones para subir descalza y con un Martini en la mano (y yo con café, qué dura es la vida) para entregar Mejor guión para Her. La Mejor película de habla no-inglesa la presenta Legolas, que deja el élfico y las lentillas poseídas por una noche para dárselo a La Gran Belleza. Mejor actor en comedia es para un actor al que casi nunca vemos en ese género, Leonardo DiCaprio por El lobo de Wall Street.

Mejor actriz en drama es para Galadriel, que se quita las oreas picudas y sube como Cate Blanchett por Blue Jasmine, dejando sin trofeo a Bullock y su paseo espacial. Su homólogo masculino es para Matthew McConaughey por su papel en Dallas Buyers Club.

Después de Hulk, el Capitán América, Thor e Iron Man, hemos visto a casi todos los Vengadores acudir a la reunión. Aparece el futuro Batman, Ben Affelck, pero no le ajuntan en su grupo y da el premio a Alfonso Cuaron como Mejor Director por Gravity, el único que se llevará la favorita. Cierra la noche la otra gran (e injustamente) olvidada que partía como ganadora y solo se lleva Mejor película: 12 años de esclavitud, premio entregado por un Johnny Depp ozigenado en rubio.

Una gala cargada de champán, con humor ameno pero sin sobresaltos, que ha intercalado grandes reconocimientos con sorpresas refrescantes. Una antesala que prevee unos Oscars con grandes olvidadas o giros de tuerca de última hora.

Devuelvo la conexión y me quedo con los churros. ¡Hasta el año que viene!

Visto 4503 veces

2 comentarios

  • Enlace al Comentario Juan Roures Miércoles, 15 Enero 2014 09:25 publicado por Juan Roures

    Buen repaso a una gala bastante divertida, y eso que estos premios suelen dejar (en mi opinión) bastante que desear. Me alegro por los actores triunfadores. Un saludo :)

  • Enlace al Comentario El siamés ocioso Lunes, 13 Enero 2014 14:52 publicado por El siamés ocioso

    Genial, lo he logrado. No he visto absolutamente nada de todo lo que has mencionado xD

    El mundo exterior no me afecta, está claro.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Erio!

Está aquí: Home FRIKI NEWS Actualidad Café y champán en los Globos de oro 2014